Etiqueta

Obra nueva

Explorar

Según el Banco de España, el precio de la vivienda en venta roza los niveles precrisis. Mientras que las rentas del alquiler superan ámpliamente su máximo histórico. Algo a lo que el regulador añade una señal de alerta: Existe un importante desajuste entre la demanda y la oferta del stock de vivienda nueva.

Los precios de compra de las viviendas se aproximan a niveles anteriores a la crisis. Impulsando a otros mercados como el del alquiler. En Barcelona, por ejemplo, las rentas superan ya los valores de 2015. A pesar de la moderación en la subida del pasado 2018.

Esta es solo una de las conclusiones del reciente informe “Evolución reciente del mercado de la vivienda en España, elaborado por el Banco de España. “El análisis en detalle de Madrid y Barcelona, confirma que los precios del alquiler crecieron de manera mucho más estable que los de la venta durante la años de la crisis económica“, señala la entidad.

Basta un detalle. En el punto más bajo (septiembre de 2013), el precio de compra estaba 37 puntos por debajo del nivel máximo (2006). Mientras que el precio más bajo en el alquiler (junio de 2013), solo ha llegado a caer 18 puntos por debajo de máximos (2006).

Vivienda en venta o alquiler de Madrid y Barcelona, según el Banco de España

Algo que no evita el importante desajuste entre la oferta y la demanda de vivienda. ¿Con qué resultado? “Aunque la construcción de obra nueva muestre síntomas de mejora, esto no quiere decir que el stock de vivienda nueva sea siempre recibido con los brazos abiertos“, señala Orlando Sánchez de Oi Realtor Madrid.

El cliente se ha vuelto más exigente y no está dispuesto a comprar cualquier cosa“, añade. “Porqué, además del precio, importan otros detalles“, matizan desde la agencia inmobiliaria Oi Realtor.

La vivienda nueva interesa, pero solo en mercados muy concretos y ubicaciones privilegiadas. Algo que, hoy por hoy,  encontramos mayoritariamente dentro del mercado vivienda usada.

Vivienda en propiedad frente al alquiler

Según el Banco de España, tomando como referencia los precios por comprar y alquilar a finales de 2006 (base 100), se puede llegar a apreciar la desigual evolución de ambos mercados.

Por un lado las rentas del alquiler han cerrado 2018 en torno a 24,5 puntos por encima de dichos valores máximos. Mientras que los precios de venta aún están por debajo. Concretamente, en 92,2 puntos respecto a 100.

Los valores del alquiler no solo han comenzado a recuperarse antes“, señala Orlando Sánchez. “Sino que además lo hacen con bastante más fuerza, y también con cierto retraso“.

Stock de vivienda nueva y tenencia en el mercado, según el Banco de España

Dichas rentas, se han incrementado de manera significativa en las principales ciudades“, recuerda el Banco de España. “A pesar de todo, mientras los precios de venta no han alcanzado aún a niveles anteriores a la crisis, los precios del alquiler están ya por encima de dicho nivel“.

Es más, hemos constatado que durante 2018 el crecimiento de las rentas del alquiler ha sido bastante menor“, añade el Banco de España. “Observándose incluso caídas en los alquileres de Barcelona“, avisa la entidad. “Aunque también se aprecia desaceleración en los precios de venta”.

Jóvenes abocados al mercado del alquiler

Frente a la estadística general, la tendencia indica un interés creciente por la vivienda en alquiler. Especialmente dentro del grupo de edad más joven (16 a 29 años). Por delante de los residentes de mediana edad (30 a 44 años).

Según el Banco de España, dicha evolución se explica por factores vinculados a la economía. Que afectan a estos segmentos de población. Además de razones sociológicas que llevan a las generaciones de jóvenes escojan preferentemente vivir de alquiler.

La entidad recuerda las razones tributarias que favorecen tradicionalmente a la compra de vivienda frente al alquiler. Al tiempo que señala un cambio de tendencia motivado de la nueva fiscalidad de la vivienda.

Stock de vivienda nueva e inmuebles sin vender, según el Banco de España

El final de la deducción por invertir en vivienda habitual y la subida de los impuestos a los propietarios de vivienda “son hechos más que relevantes” que llevan alejan a muchos del mercado de compraventa. “Esperemos que todo esto cambie con la nueva ley hipotecaria“, señala Orlando Sánchez.

Aunque lo cierto es que la construcción no acaba de recuperarse“, añade. “Con el poco interés que despierta el stock de vivienda nueva“, recuerda, “es normal que la actividad constructora acumule cierto retraso.

Sin construcción y salida del stock de vivienda nueva

La crisis del mercado de la vivienda ha sido importante. Pero el proceso de recuperación también lo está siendo”, añade el representante de Oi Realtor en Madrid.

Según el Banco de España, desde finales de 2013 hasta el último trimestre del 2018 la inversión en vivienda ha crecido un 45%. Frente al crecimiento del 15% en el PIB, durante ese mismo periodo.

Este interés por las inversiones inmobiliarias ha tenido un impacto significativo en la entrada de capital. Con cifras que en 2018 han superado los niveles anteriores a la crisis. Sin embargo, la inversión en la construcción no mejora al mismo ritmo.

¿Cuál es la razón? “El peso en la economía es el factor determinante“, señala el Banco de España. “La inversión en vivienda, que suponía un 12% del Producto Interior Bruto (PIB) precrisis, representa ahora un 5,5% de todo el PIB“, apunta. “Mientras que la construcción ha pasado de tener un peso del 9,4% a quedarse en el 5,1%“.

Niveles de construcción y stock de vivienda nueva, según el Banco de España

Algo que impacta en la puesta en marcha de nuevos proyectos residenciales. Que aunque han mejorado notablemente, aún acumulan un cierto retraso por el peso elevado del stock de vivienda nueva sin vender.

Todo lo contrario a lo que refleja el mercado de vivienda usada, donde el ritmo de compraventas no deja de crecer“, finaliza Orlando Sánchez. “En Oi Realtor, la cartera de casas y pisos en venta en Madrid goza de un dinamismo que dificilmente iguala la obra nueva“.

El acceso a la primera vivienda cede terreno frente a la reposición de la existente, entre los interesados en la compra de obra nueva. Los clientes que poseen casa en propiedad se lanzan a cambiarla, complementarla con una segunda residencia e invertir en inmuebles.

La demanda residencial no dejará de crecer en los próximos años. Aunque, más allá de las generaciones que tras la crisis buscan su primera vivienda, el sector pone atención en otro grupo de interés: la vivienda de reposición.

Según el “II Estudio de Demanda de Obra Nueva“, elaborado por Aedas Homes, más de un 46,4% de compradores potenciales buscan una vivienda de reposición. Frente a casi un 30% que desea comprar su primera casa. Y otro 25% que quiere comprar una vivienda vacacional o invertir su patrimonio.

La encuesta también pone en valor el tipo de vivienda con más demanda: pisos en bloque, con aparcamiento espacioso y unas tres habitaciones.

Atentas a esta demanda existente, las promotoras quieren ganar eficiencia y optimizar procesos. ¿Cómo? Apostando masivamente por la industrialización y los proyectos offsite.

Los propietarios quieren cambiar de vivienda

El 46,4% de los clientes que piensan comprar una vivienda nueva lo hacen para cambiar de casa. Según Aedas Homes, este porcentaje se ha incrementado en tres puntos respecto al año pasado.

Frente a ellos, un 15,1% de los potenciales compradores persigue poseer una segunda residencia. Mientras que un 29,5% busca independizarse comprando su primera vivienda.

¿Cómo es el cliente que compra obra nueva en España?

Finalmente, el 9% de los clientes quiere aprovechar el ciclo positivo del mercado inmobiliario para invertir. Principalmente, con el objetivo de dejar una propiedad a sus herederos.

Esta estadística pone de relieve la importancia del mercado de reposición de vivienda. Aunque el comprador no siempre posee el dinero necesario para afrontar la operación.

Según Aedas, la obra nueva también se ha visto afectada por el incremento general de precios. Hoy, una vivienda media a estrenar sale al mercado por 346.530 euros (11.000 más que en 2017).

Mayoría de pisos en la compra de obra nueva

Los compradores de vivienda nueva necesitan hacer muchos números. Si comprar obra nueva supone una mejora importante, dificilmente llegará con el dinero disponible.

De hecho, sólo un 11,1% de la compra de obra nueva se paga al contado. Mismo porcentaje que aquellos que se hipotecan por menos del 80% del valor de tasación. Mientras que un 77,8% pide el máximo aconsejable por el Banco de España (80% del total).

Entre los compradores, el 93,7% tiene nacionalidad española. Muchos de ellos madrileños (22,9%), sevillanos (185) y barceloneses (16,6%). Frente a un 6,3% de compradores extranjeros. Especialmente británicos (16%), belgas (11,2%) y suecos (10%).

Mayoría de pisos en la compra de obra nueva residencial

La presencia de clientes nacionales, especialmente llegados de grandes ciudades, hace que el tipo de vivienda con más demanda sean los pisos en bloque.

Un segmento que supone el 86,1% de la demanda. Por delante de áticos (7,6%), los chalés (4,4%) y los bajos con jardín (1,9%). También destaca la importancia de la movilidad. Detalle por el cual se piden viviendas con diversas plazas de garaje. El 74% pide dos y el 24,1% tres.

Mientras que el número de estancias se mueve entre los dos y los tres dormitorios. Con un 31,3% y un 48,2% del porcentaje de clientes, respectivamente.

Los promotores apuestan por la industria 4.0

Motivadas por el gran interés que despierta la obra nueva, las promotoras han decidido aprovechar el cambio de ciclo para afrontar un proceso de industrialización y promoción offsite (construcción en fábrica).

Los gigantes del sector ya trabajan en proyectos que persiguen renovar el mercado residencial, optimizar los procesos existentes, disminuir los plazos de ejecución y crear un mercado fuerte capaz de afrontar futuros retos.
En Vía Célere trabajan desde 2014 en la fabricación de baños industrializados, ahorrando tiempo en las obras.

Las promotoras inmobiliarias se aventuran en la industrialización

Mientras que Aedas Homes desarrolla hasta seis promociones desde una planta donde se ensambla un centenar de viviendas. Una tendencia que también siguen Neinor homes y Metrovacesa, con la incorporación de procesos industrializados y elementos prefabricados.

Afrontar el reto de incorporar suficiente stock para responder a una demanda estimada de 580.000 unidades en 2019 no resulta fácil“, señala Luis Gualtieri (CEO de la inmobiliaria Oi Realtor). “Por eso, desde el sector ya estamos trabajando en ello. Con el objetivo de ofrecer aquello que piden nuestros clientes, también en la compra de obra nueva“.

 

La edificación residencial sigue creciendo a buen ritmo, aunque lejos de las expectativas del actual mercado. La demanda de vivienda nueva vuelve con fuerza mientras la actividad constructora toma distancia respecto a mínimos de 2014 pero sigue muy lejos de máximos de 2008.

El mercado inmobiliario español es uno de los más atractivos de Europa“, apuntó recientemente Roberto Scholtes del banco UBS. Nuestro país acabó rezagado del norte europeo en el inicio del nuevo ciclo inmobiliario. Pero ha conseguido recuperarse con rapidez en los últimos años.

¿Quiere decir esto que estamos preparados para responder a todas las expectativas de compradores e inversores? Dificilmente, si centramos el debate en el segmento residencial. A pesar del elevado número de operaciones en el mercado de segunda mano, la oferta en vivienda nueva sigue siendo insuficiente.

En estos últimos cinco años, el número de visados para construir obra nueva con carácter residencial se ha duplicado en España. Desde los 31.213 permisos concedidos en 2013 hasta los 62.755 visados de 2017.

La cifra, a pesar de acumular un crecimiento continuo desde 2011, aún está lejos de los máximos históricos. Y a mucha distancia de satisfacer la demanda existente, según la mayoría de expertos.

Un fuerte desequilibrio del mercado de la vivienda que, como pronto, no se resolverá hasta finales de 2020. Apuntando desde el banco UBS. Año en que tanto los visados como la puesta en marcha de proyectos de vivienda nueva multiplicarán por cuatro el mínimo histórico de 2014.

España construye más, pero no suficiente

Según la ‘Estadística de visados de dirección de obra‘, elaborada por el Ministerio de Fomento, España sumó 62.755 visados de obra nueva en 2017. Un 9,7% más que en el año anterior. Y más del doble que un lustro antes, cuando se concedieron 31.213 permisos (2013).

El aumento en el número de visados es constante desde 2011. Aunque está lejos de los datos históricos de 2008. Año en que se dieron 267.876 permisos para construir vivienda nueva.

Esto supone un descenso del 76,5% entre aquel máximo histórico de 2008 y los datos de 2017. aunque buena parte de la caída acumulada se produjo entre 2008 y 2009. Momento en que el registro anual cayó hasta los 137.458 permisos. Perdiendo más del 50% de la actividad en solo un año.

Mientras que el gran incremento se produjo entre 2015 y 2016. Cuando el mercado pasó de 36.059 visados a 57.182. Un 58,5% más.

Los visados volvieron a crecer en mayo

¡España ha supera prácticamente la primera mitad del año con nota! Según datos recientes de Fomento, en mayo de 2018 se registraron 2.533 visados de obra nueva. Un 17% más que en mayo de 2017.

El sector de la construcción acumula así dos meses seguidos creciendo a doble dígito. Tras un arranque de año algo irregular. En enero se concedieron un 7,3% más de visados. Mientras que en marzo se dieron un 5,6% menos.

Visados de vivienda nueva según datos del Ministerio de Fomento

Entre los segmentos que más crecen, las viviendas en bloque suman 375 edificios y 7.570 pisos en el mes de mayo. Mientras que se contabilizan 2.157 viviendas unifamiliares (1.501 aislada y 656 adosadas).

Frente al uso residencial, los edificios no residenciales acumulan por tercer mes consecutivo más de 400 nuevas unidades.

Oferta que no cubre la demanda de vivienda nueva

Aunque las ganas por comprar vivienda nueva no dejan de crecer, los españoles acaban apostando por la vivienda usada. “Existen zonas donde el nivel de oferta no llega a cubrir la demanda y este desequilibrio continuará así durante varios años“, apunta Luis Gualtieri (CEO de Oi Realtor).

Mientras la compraventa de vivienda nueva marca su mejor dato en tres años (22.299 transacciones) durante el primer trimestre, las operaciones sobre vivienda usada siguen lejos de ese nivel. Con 106.691 operaciones entre enero y marzo de 2018. Según el Colegio de Registradores.

Entre los nuevos compradores, el interés por la vivienda a estrenar ha crecido considerablemente“, apunta Beatriz Toribio (Fotocasa). “Han pasado de ser el 8% al 15% de toda la demanda”. Un fenómeno que se debe a “la demanda que ha permanecido latente durante los años de la crisis y que ahora busca una vivienda nueva que responsa a sus necesidades“.

Sin embargo, y a pesar la recuperación en la actividad constructora, la oferta sigue siendo insuficiente.

Stock de vivienda nueva disponible según datos de UBS

Según UBS, “aunque los visados para construir aumentan un 26% y la edificación de vivienda nueva un 20%, la demanda no queda cubierta“.

Previsión: 100.000 nuevas casas en 2020

Según la entidad suiza, el sector no avanza al ritmo esperado. De hecho, “se espera que para 2020 los visados e inicios de obra nueva lleguen multiplicar por cuatro el nivel mínimo de 2014“.

Concretamente, desde UBS esperan la salida al mercado de cerca de 100.000 nuevas unidades a finales de 2020. Una cantidad que sigue siendo escasa para cubrir la demanda existente.

Aunque “a medio plazo se prevé una oferta, entre obra nueva y viviendas reformadas, en torno a las 150.000 propiedades anuales“, señala R. Scholtes (UBS España). Una cifra que se acerca algo más a la demanda, entre creación de nuevos hogares y actividad inversora.

El litoral de Málaga gana interés entre los promotores inmobiliarios. Centenares de proyectos animados por la demanda residencial elevan las expectativas sobre la obra nueva en la Costa del Sol.

Madrid y Barcelona han dejado de ser el epicentro urbanístico de toda España. Desde el litoral de Málaga a la costa de Alicante o las islas Baleares, el mapa del mercado del suelo está cada vez más abierto a nuevos destinos.

Uno de ellos lleva tiempo reivindicándose como el nuevo referente residencial en la construcción de viviendas nuevas: la Costa del Sol de Málaga.

Según los responsables de Prime Invest, existen cerca de doscientos proyectos de obra nueva en la Costa del Sol que ya comercializan unas 11.000 propiedades. Cifra que se triplicaría en los próximos tres o cuatro años.

Estos datos vienen a certificar los últimos estudios de las tasadoras. Por un lado, el precio de la vivienda con incrementos a doble dígito en Mijas y Fuengirola. según Tinsa; como en la reactivación de la actividad urbanística, con Marbella y Málaga en cabeza.

¡La promoción inmobiliaria vuelve a estar al rojo vivo en la Costa del Sol!

Doscientos proyectos en el litoral de Málaga

La Costa del Sol de Málaga ha pasado a ser una de las zonas que más interesa a grandes y pequeños promotores.

Según Darío Fernández, responsable de Prime Invest, existen unos doscientos proyectos de obra nueva en la Costa del Sol. Con capacidad para comercializar cerca de 11.000 propiedades en venta.

La vuelta de la construcción residencial ha llegado de la mano de diversos inversores, desde fondos internacional a nuevas inmobiliarias pasando por promotores locales“, señalan el propio Darío Fernández.

Proyectos de construcción de obra nueva en la Costa del Sol de Málaga

De hecho, a la comercialización de estas 11.000 viviendas habría que sumarle otros proyectos en los que se trabaja urbanísticamente. Promociones a tres o cuatro años vista que sumarían unas 35.000 nuevas viviendas.

La costa de Málaga es una importante zona estratégica y queremos convertirnos en la promotora de referencia“, apunta A. Delgado (Adeas Homes). “Entre las razones, hay que tener en cuenta la gran demanda por parte del cliente (nacional e internacional) con un poder adquisitivo medio-alto“.

Compradores de obra nueva que buscan tanto como residencia habitual como vivienda vacacional, de los que siete de cada diez vienen desde otras países.

Vuelta a la obra nueva en la Costa del Sol

La recuperación de los niveles de construcción en el litoral de Málaga cuenta con el aval de las principales estadísticas.

Hace relativamente poco, Fomento situó a la Málaga como la cuarta provincia donde se levantan más viviendas. Con un total de 7.316 visados de obra nueva en 2017, la región malagueña supone cerca del 7% de todas las nuevas viviendas a nivel nacional.

Estos datos se ratificaron hace menos de una semana, en la edición del Mapa del ‘Tiempo Urbanístico. Junio 2018‘ elaborado por Sociedad de Tasación.

Mercado del suelo y obra nueva en la Costa del Sol, según Sociedad de Tasación

Según la tasadora, la obra nueva en la Costa del Sol sobre fuerza frente a los tradicionales mercados (Madrid y Barcelona).

Especialmente con el repunte destacado de la ciudad de Málaga. Así como todo el entorno de Marbella. Principales focos de la promoción inmobiliaria en la Costa del Sol. Animados por el dinamismo del segmento residencial y los nuevos proyectos turísticos y hoteleros. Capaces de atraer a inversores y residentes, tanto nacionales como internacionales.

La provincia de Málaga roza los 1.500 €/m2

La edición del informe anual ‘Vivienda en Costa 2018‘, elaborada por Tinsa, pone en valor a la costa mediterránea, como principal impulsor del encarecimiento de las segundas residencias.

Según la tasadora, el precio medio la vivienda vacacional se ha incrementado en 104 de los 147 principales destinos de costa. Destacando toda la Costa del Sol de Málaga, cuyo incremento medio ha sido del 5% en el último año.

Precios y construcción en la vivienda de la Costa del Sol

Un porcentaje que duplican localidades como Mijas (+13,4%), Fuengirola (+11,9%) o Torremolinos (+10,9%).
Mientras que el precio medio alcanza los 1.479 euros por metro cuadrado. Destacando casos como el de Marbella (2.069 €/m2), Nerja (1.920 €/m2), Fuengirola (1.687 €/m2) o Benalmádena (1.664 €/m2).

Unos datos que hasta hace un año venían provocados por la actividad en el mercado de vivienda usada. Pero que ahora reciben también el impulso de la obra nueva en la Costa del Sol.

La falta de nuevas promociones y unos niveles de demanda que no dejan de crecer ponen al límite a las dos grandes ciudades españolas. Dos capitales con un stock que se agota y una única alternativa: la obra nueva sobre plano.

Precisamente el mismo día en que se debate una moratoria para obligar a los promotores a construir un 30% de vivienda social, Sociedad de Tasación da a conocer la dramática situación de la vivienda nueva en Madrid y Barcelona.

Según la tasadora, el mercado de vivienda terminada a estrenar está a punto de agotarse en ambas ciudades. Los dos principales parques a nivel nacional han visto caer un 90% el stock de vivienda nueva disponible en apenas dos años. Al tiempo que la demanda vive su mejor momento de la última década.

Según el diario La Vanguardia, la presión es tanta que la capital española agotará la vivienda disponible en apenas ocho meses. Mientras que la ciudad condal tiene para solo catorce meses con el actual ritmo de demanda.

Una situación que sitúa a la obra nueva sobre plano como única alternativa. A un precio y con un calendario poco flexible. Mientras que la vivienda usada, mucho más ajustada a las condiciones de mercado, sigue siendo un motor para el sector inmobiliario.

Más subidas por falta de nuevas viviendas

Los datos de obra nueva, recopilados por Sociedad de Tasación, no dejan lugar a dudas. El censo de ‘Vivienda Nueva 2014’ reflejaba que un 60% de pisos ‘a estrenar’ en Madrid o Barcelona ya estaban terminados.

Mientras que la nueva edición ‘Vivienda Nuevas 2018‘ apenas recoge un 6% de vivienda terminada en Madrid y un 15% en Barcelona.

Evolución del stock de vivienda nueva según la Sociedad de Tasación

Este panorama deja entrever una fuerte presión en ambas ciudades. Además de una única salida a los posibles compradores de nueva vivienda: la obra nueva sobre plano.

Propiedades que tardarán un mínimo de dos años en estar acabadas. Cuando aún no sabemos que pasará con los tipos de interés en los próximos meses.

Guardar‘ el 70% de la obra nueva sobre plano

El rápido agotamiento del stock disponible es un arma comercial que no desaprovechan ciertos promotores. Interesados en la capitalización del encarecimiento de la vivienda.

¿Cómo? Sacando a la venta, como máximo, el 30% de la cartera disponible. Porcentaje exigido por las entidades bancarias para la financiación de las obras. Mientras esperan vender el otro 70% a precios aún mayores.

Otras promotoras optan por poner a la venta el 100% de su cartera. Aunque a precios muy encima de los que maneja el hoy mercado. Con la confianza de que, una vez finalizada la promoción, los precios estén ajustados al nivel medio.

A diferencia de una década atrás, el promotor cuenta con el soporte de una entidad financiera. Mientras que ofrece garantías ‘extra’ a los compradores. Circunstancias que le sitúan en una posición dominante a la hora de comercializar un proyecto.

Un stock disponible que se agota rápidamente

Tras cerca de diez años con el mercado paralizado a consecuencia de la crisis, la caída del stock urbano ejerce presión sobre las promociones metropolitanas.

Según los datos de Sociedad de Tasación, Barcelona y su área metropolitana (zona que alberga el 65% de la población y el 66% del parque residencial) han logrado vender el 89% del stock disponible en los últimos 24 meses.

De hecho, de las 3.601 viviendas nuevas que aún están a la venta solo 1.017 se encuentran en la ciudad condal. Una de cada 1.528 barceloneses.

Stock de vivienda terminada y obra nueva sobre plano en Barcelona y Madrid

La situación en Madrid no es mucho mejor. La capital, junto a los municipios del área metropolitana, ha perdido un 93,7% de su stock en solo dos años.

Un fenómeno que deja apenas 6.319 nuevas viviendas a la venta. De ellas, 3.067 en la ciudad de Madrid. Una por cada 1.320 madrileños.

A este ritmo, apuntan desde la tasadora, ambas ciudades agotarán el stock de vivienda nueva en menos de año y media. Madrid en apenas ocho meses. Mientras que Barcelona en unos catorce meses.

Ciudades ‘aptas’ para pocos bolsillos

¿A dónde nos lleva ésta situación? Sin duda, a ciudades cada vez más exclusivas. Al acceso, únicamente, de clientes con alto poder adquisitivo. Y con una características poco comunes.

En Barcelona, por ejemplo, los pisos de 100 a 150 m2 han aumentado considerablemente. Pasando del 28,9% del stock disponible al 33,8%. Mientras que las viviendas con más de 150 m2 suponen ya el 7,3% de la cartera a la venta. Un tipo de inmuebles que hace caer a los pisos de 70 a 100 m2 hasta el 37% de la oferta disponible.

No cabe duda, ‘Barcelona está situando su obra nueva a la altura de las principales ciudades europeas‘, apuntan desde ST. ‘En 2016, la vivienda con un precio inferior a los 150.000 euros suponía el 15,9% del stock y hoy apenas representa el 4,8%‘. ‘Al tiempo que los pisos por más de 500.000 euros se han disparado hasta suponer el 39% de la oferta comercial‘.

Propiedades que no solo sitúan a la ciudad en línea con París o Londres, sino que también permiten la concesión de nuevos permisos de residencia a inversores extranjeros. Las llamadas Golden Visa‘, recuerda Luis Gualtieri (CEO de Oi Realtor).