Etiqueta

Hipotecas 2022

Explorar

Desde Oi Realtor queremos contarte si para un mileurista existe la posibilidad de tener acceso a un préstamo hipotecario. Continúa leyendo el artículo para enterarte.

En enero de 2022, el gobierno anunciaba la subida del salario mínimo interprofesional a 1000 euros. No obstante, se trata de una suma que no parece suplir las necesidades de los españoles, con una inflación sumamente alta, cercana al 10% y una subida de precios muy notoria. Para muchos es imposible la idea de poder acceder a un préstamo hipotecario con ese sueldo. Para aquellos que cuentan con la esperanza de obtener financiación, la pregunta más habitual que surge es si ¿la entidad bancaria me concederá la hipoteca si soy mileurista?

Por medio de este artículo, llevando a cabo una serie de estimaciones y cálculos, intentaremos explicar cuál es el umbral en el que un mileurista puede acceder a pedir una hipoteca.

Mileurista

¿Puedo permitirme un préstamo hipotecario siendo mileurista?

Dejando a un lado el debate de si un mileurista debería o no pensar en acceder a una vivienda, en el siguiente artículo nos ocuparemos de analizar de manera matemática, la disyuntiva sobre si un trabajador mileurista puede afrontar el pago de una hipoteca. Partiremos comentando los requisitos que tiene la entidad bancaria para concederte una hipoteca.

Mileurista

Ingresos mínimos domiciliados en las hipotecas

En primer lugar, será necesario superar los ingresos mínimos que solicita cada entidad bancaria para solicitar sus préstamos hipotecarios. La mayoría de los bancos solicitan que tu nómina supere un importe en concreto. Este requisito es de utilidad para el banco ya que lo ayudará a atraer a un perfil concreto de clientes para que contraten sus préstamos hipotecarios. Por otro lado, el principal objetivo es asegurarse de que el solicitante podrá devolver el préstamo hipotecario con garantías. En primer lugar, será necesario analizar si los requisitos de ingresos que nos solicitan son para un único titular, para todos los titulares del préstamo o para los ingresos conjuntos de la familia.

Mileurista

Préstamos hipotecarios para mileuristas

Uno de los préstamos hipotecarios para mileuristas es la Hipoteca Mari Carmen de Abnaca. Puedes encontrarlo tanto en modalidad fija, como en variable. Uno de los requisitos es que el ingreso recurrente sea igual o superior a 600 euros, bonifica un 0,25%. No presenta comisión de apertura y únicamente en ciertos casos, puede alcanzar el 95% de financiación.

Por otro lado, Hipotecas.com, en algunos casos puede brindar financiación hipotecaria en el caso de mileuristas, 90% sobre el valor de compraventa, y personalizable dependiendo del perfil del cliente. Para segunda vivienda, ofrece un máximo de 70% (personalizable).

La hipoteca fija de Openbank, otro banco que puede ser una buena opción para contratar una hipoteca para mileuristas. Con sueldos superiores a 900 euros para un titular o de 1800 euros si se trata de dos titulares.

Mileurista

Análisis de solvencia

Si cumples con los ingresos mínimos que solicita la entidad bancaria, pasarás a la fase del análisis de solvencia. En otras palabras, se requiere que los ingresos del mileurista resulten suficientes para asegurar la devolución del préstamo a la entidad bancaria. Para conseguirlo, el cliente tendrá que ajustar el importe y plazo del préstamo hipotecario a sus necesidades. El Banco de España estableció como límite de crédito hipotecario que la cuota de la hipoteca no sea mayor al 35% de los ingresos netos del cliente. No obstante, luego de la crisis financiera las entidades bancarias son más prudente. No quieren que la cuota resultante en la hipoteca sea superior al 30% de los ingresos del hipotecado.

La realidad es que a un cliente mileurista que se encuentre buscando un préstamo hipotecario, le resultará más complicado superar el análisis de solvencia de la entidad bancaria al solicitar una hipoteca a tipo fijo que al solicitar una hipoteca a tipo variable.

Ahorros aportados a la solicitud de hipoteca

Una vez que hayamos superado tanto los requisitos de ingresos mínimos y el análisis de solvencia, tendremos que contar con los ahorros necesarios para afrontar los gastos e impuestos del préstamo hipotecario y compraventa de vivienda. Esto puede significar entre un 10-15% del valor total de la compraventa que habrá que sumar a la entrada de la hipoteca. En total, para una hipoteca con un precio de compraventa de 120 000 euros, puede superar los 30 000-35 000 euros de ahorros.

En resumen, no se trata de una tarea sencilla encontrar un préstamo hipotecario si eres mileurista. Algunas entidades bancarias no aceptan la domiciliación de ingresos menores a 1000 euros de los titulares. El departamento de análisis de riesgo del banco puede determinar que el cliente no es lo suficientemente solvente. Además, se requiere contar con un colchón de ahorros para cubrir el coste de compraventa que la entidad bancaria no nos financia. Por otro lado, también habrá que afrontar los gastos e impuestos de la operación.

Algunas alternativas podrían ser extender el plazo de devolución del préstamo hipotecario para obtener cuotas mensuales más cómodas y no solicitar hipotecas con importes demasiado altos. En caso de que el préstamo hipotecario logre ajustarse de manera correcta a nuestras necesidades será ventajoso tanto para nosotros como para el banco. En último lugar, es importante diferenciar que no son se trata de los mismo conceptos si, el banco te concederá la hipoteca si eres mileurista, que si te puedes permitir una hipoteca siendo mileurista. Será necesario ser consecuentes con la hipoteca que estamos solicitando y analizar si realmente podemos afrontarlo con nuestro nivel de vida.

Luego de leer este artículo, nos interesa mucho saber qué opinas sobre la posibilidad de acceso a una hipoteca de un mileurista. Si te interesa compartirla con nosotros, puedes hacerlo en la sección “Comentarios” de nuestro Blog.

Si te encuentras en una situación que no puedes resolver por tu cuenta, no dudes en acudir a Oi Realtor. Un equipo de profesionales estará a tu disposición y te ayudará en todo el proceso ¡Te esperamos!

También podría interesarte:

Desde Oi Realtor queremos contarte qué es una hipoteca recargable y cuáles son sus condiciones. Continúa leyendo el artículo para enterarte.

Es muy común que desconozcamos muchas cosas sobre el mundo de las hipotecas. La realidad es que es muy importante estar al tanto de todo lo que el mercado hipotecario tiene para ofrecernos. Sin lugar a dudas, hemos escuchado hablar una gran cantidad de veces sobre la subrogación de hipotecas o la novación de hipotecas, no obstante, no es nada habitual oír hablar de las hipotecas recargables. Y, lo más probable es que, una gran mayoría no sepan qué es una hipoteca recargable. Es un producto al que podemos sacarle un gran provecho. Se trata de una opción, para que el hipotecado cuente con la posibilidad de recuperar nuevamente el dinero que ya ha amortizado. Sin embargo, debes tener en cuenta que es necesario cumplir una serie de requisitos.

En el siguiente artículo, te contaremos qué es una hipoteca recargable y cuáles son sus condiciones.

Qué es una hipoteca

¿Qué es una hipoteca recargable?

Como hemos mencionado más arriba, una hipoteca recargable es aquella que nos brinda la posibilidad de recuperar la cantidad amortizada y obtener financiación de manera sencilla. Dicho de otra forma, el cliente podrá volver a contar con el dinero que ya ha pagado y recargar de este modo la cantidad que ya ha devuelto a la entidad bancaria. De ella se pueden beneficiar aquellos que hayan firmado su hipoteca después del año 2007.

Qué es una hipoteca

El funcionamiento de las hipotecas recargables

La hipoteca recargable tiene un funcionamiento bastante similar al de la novación de hipotecas. No obstante, a pesar de que se trate de procesos similares, la hipoteca recargable no es lo mismo que una novación, por lo que no se tendrá que pagar para que se lleve a cabo.

Para comprender mejor el significado de una hipoteca recargable, a continuación lo explicaremos por medio de un ejemplo:

Para entenderlo mejor, imaginemos que tú, como cliente de una entidad bancaria, has contratado un préstamo hipotecario de 150 000 euros. De esta cantidad, has devuelto la suma de 75 000 euros, es decir, la mitad. Esto quiere decir que, todavía le debes a la entidad otros 75 000 euros. Ahora, piensa qué sucede si, exactamente en ese momento, necesitas de más financiación. Esta sería la situación perfecta en la que podrías solicitar la recarga de tu hipoteca. En otras palabras, solicitarle nuevamente a tu entidad bancaria que vuelva a prestarte los 75 000 euros que ya le has devuelto.

De este modo, tu hipoteca volvería a ser de la misma cantidad que al principio, o en el caso de que solicites una menor cantidad de dinero, sería más baja. Con esta práctica, no será necesario pedir una novación, ya que las condiciones de la financiación serán las mismas, de esta manera, te permitiría ahorrar esos gastos.

Qué es una hipoteca

Los requisitos para pedir una hipoteca recargable

Es fundamental estar al tanto de que no todos los hipotecados pueden solicitar una hipoteca recargable. Hay ciertos requisitos que es necesario cumplir para lograr tener acceso a la recarga de hipoteca. Estas son las siguientes:

  • No modificar el plazo de devolución del préstamo hipotecario. Lo que quiere decir es que, el capital financiado se ha de devolver en la fecha que se acordó en el momento en que se firmó el préstamo hipotecario.

  • El dinero que se recargue, debe ser la misma cantidad que ya ha sido amortizada, o bien, menor a esta. Eso sí, ten en cuenta que en ningún caso podrá ser superior.

  • Por otro lado, la hipoteca tendrá que haber sido contratada en fechas posteriores al año 2007.

  • Es fundamental que la posición del préstamo hipotecario no se vea alterada.

  • No se podrá modificar la cantidad máxima del préstamo hipotecario a la que se debe hacer frente.

Únicamente cumpliendo con todos estos requisitos y con la posterior aprobación de la entidad bancaria en cuestión, será posible tener acceso a recargar una hipoteca.

¿Cuál es el objetivo de la recarga de una hipoteca?

Uno de los objetivos principales de recargar una hipoteca es el ahorro. Ya que se trata de una manera de acceder a un nuevo crédito de forma mucho más económica. Por ejemplo, si lo comparamos con una novación para ampliar una hipoteca, con ella, será necesario solicitar una nueva hipoteca. Mientras que, con la recarga de hipoteca no se deberán abonar los gastos asociados a esta operación, ya que se trata de la misma hipoteca, solo estarás solicitando más financiación. Esto quiere decir que, las condiciones de la hipoteca que ya tienes contratada serán las mismas.

En resumen, la hipoteca recargable se trata de una alternativa que brinda la posibilidad de aliviar el endeudamiento de las familias sin generarles un mayor gasto de dinero. Ahora que sabes qué es una hipoteca regulable podrás sacarle el mayor provecho.

Ten en cuenta que es posible encontrar la mejor hipoteca para ti y tus necesidades con la ayuda de asesores hipotecarios. Cuentan con un amplio conocimiento en el mercado y se encargarán de guiarte y orientarte durante todo el proceso.

Luego de leer este artículo, nos interesa mucho conocer cuál es tu opinión sobre las hipotecas recargables. Si te interesa compartirla con nosotros, puedes hacerlo en la sección “Comentarios” de nuestro Blog.

Si te encuentras en una situación que no puedes resolver por tu cuenta, no dudes en acudir a Oi Realtor. Un equipo de profesionales estará a tu disposición y te ayudará en todo el proceso ¡Te esperamos!

También podría interesarte:

Desde Oi Realtor queremos contarte si existe la posibilidad de desgravar la hipoteca. Continúa leyendo el artículo para enterarte cómo hacerlo.

Sin lugar a dudas, a todos nos interesa saber si existe la posibilidad de un ahorro en la renta de nuestro préstamo hipotecario. Si cuentas con una hipoteca, o bien, tienes la idea de comprar una vivienda y necesitas una, es muy común que te preguntes si es posible desgravar la hipoteca.

La realidad es que, cada uno de los artículos e informaciones para abonar menos impuestos en el IRPF la incluyen como una de las opciones. Sin embargo, ¿Qué hay de verdadero en esto? Se trata de una verdad a medias. Una de las preguntas más frecuentes sobre las deducciones en la declaración de la Renta es la del pago de la hipoteca. ¿Se puede deducir? Sí, sin embargo, debemos tener en cuenta que debemos cumplir con ciertas condiciones. Ya que hoy en día no todo el mundo cuenta con la posibilidad de desgravar la hipoteca.

Es por eso que hemos decidido realizar este artículo. Aquí te contaremos quiénes son aquellas personas que pueden y en qué condiciones.

Desgravar la hipoteca

¿Quiénes tienen la posibilidad de deducir la hipoteca en la renta?

Para saber si nos es posible desgravar la hipoteca será necesario fijarse en las condiciones que marca la Agencia Tributaria. Para conseguirlo, hoy en día existen tres requisitos que te permitirán deducir lo que abonas de hipoteca.

  • Que el préstamo hipotecario se haya destinado a la compra de vivienda.
  • Que hayas realizado la compra de la vivienda previo al 1 de enero de 2013. Es decir, será necesario que el contribuyente haya practicado la deducción por inversión en vivienda habitual en relación con las cantidades satisfechas para la adquisición de la vivienda en cuestión en un período impositivo devengado con anterioridad a 1 de enero de 2013.
  • Que el inmueble sea tu vivienda habitual. En otras palabras, no aplica para segundas residencias. Según la Agencia Tributaria, es considerada como vivienda habitual aquella que constituya la residencia del contribuyente durante un plazo continuado de, como mínimo, tres años. Además, debe ser habitada de manera efectiva y con carácter permanente por el propio contribuyente, en un plazo de doce meses, contados a partir de la fecha de adquisición, o bien, de terminación de las obras.

Se trata de tres requisitos que dejan fuera de la deducción por compra de vivienda habitual tanto a las ampliaciones hipotecarias para abonar una reforma como a los préstamos hipotecarios para comprar la vivienda de la playa, por ejemplo.

Únicamente será posible desgravar por la vivienda en la que realmente vivamos desde por lo menos tres años, es decir, la que Hacienda llama “vivienda habitual”.

Desgravar la hipoteca

¿Qué sucede si cambiamos la hipoteca de entidad bancaria?

Con una subrogación hipotecaria es posible desgravar en caso de que el préstamo hipotecario en el que te subrogas cumpla los requisitos.

Desgravar la hipoteca

¿Cuánto es lo máximo que se puede desgravar por la hipoteca?

La deducción por compra de vivienda no es infinita. Hacienda establece ciertos límites a las cantidades que se pueden desgravar por la hipoteca. Sin importar la cantidad que paguemos de hipoteca al año o si hemos optado por adelantar parte del préstamo hipotecario, el porcentaje de deducción aplicable a la base será normalmente del 15%, con el límite máximo de 9040 euros por año. En otras palabras, únicamente será posible deducirnos como máximo 9040 euros.

Esto quiere decir que, será posible ahorrar hasta 1356 euros al año. En el caso de que el préstamo hipotecario tenga dos titulares y cada uno lleve a cabo su declaración por separado, la deducción se aplicaría sobre un máximo de 18 080 euros.

Dentro de esas cantidades aportadas es posible sumar tanto la cuota como los seguros contratados junto con el préstamo hipotecario. Esta es la manera de reconocer que este tipo de pólizas obligatorias no en todos los casos son el mejor negocio para nosotros como hipotecados.

Lo ideal es buscar préstamos hipotecarios que no exijan la contratación de otros productos ni mejorar las condiciones por hacerlo.

Desgravar la hipoteca

¿Cómo desgravar la hipoteca?

Aquellos que cuenten con la posibilidad de desgravar la hipoteca tendrán que esperar a hacer el IRPF. Cuando llegue el momento, el programa Renta Web de Hacienda nos informará que tenemos un préstamo hipotecario. Luego, nos preguntará si se trata de una vivienda adquirida previo al año 2013 que constituya la residencia habitual.

De ser una respuesta afirmativa, únicamente será necesario marcarlo y los datos se trasladarán a nuestro borrador de la renta. A partir de ese momento, sólo tendremos que revisar los porcentajes de propiedad si compramos la vivienda con otra persona y ya estaremos desgravando por la hipoteca.

Los gastos de la hipoteca que es posible desgravar en la Renta

  • Cuotas del préstamo: se trata de todas las mensualidades que hayamos pagado a lo largo del ejercicio para amortizar el capital pendiente del préstamo hipotecario.
  • Comisión de apertura: en caso de que la entidad bancaria nos la cobrara.
  • Seguros: el precio de cada uno de los seguros vinculados al préstamo hipotecario.
  • Gastos de constitución del crédito: se trata de la tasación, los honorarios notariales y de gestoría que tuvimos que abonar.
  • Gastos de escrituración de compraventa: esto implica a los aranceles de la notaría y del Registro, los honorarios de la gestoría y los impuestos.
  • Modificación de crédito: se trata de lo abonado por modificar el crédito en caso de que cambiemos alguna condición por medio de una novación o subrogación.
  • Gastos de cancelación: para liquidar el préstamo hipotecario registralmente.

Luego de leer este artículo, nos interesa mucho saber qué opinas sobre la cédula hipotecaria. Si te interesa compartirla con nosotros, puedes hacerlo en la sección “Comentarios” de nuestro Blog.

Si te encuentras en una situación que no puedes resolver por tu cuenta, no dudes en acudir a Oi Realtor. Un equipo de profesionales estará a tu disposición y te ayudará en todo el proceso ¡Te esperamos!

También podría interesarte:

Desde Oi Realtor queremos contarte cuáles son las diferencias entre un aval y una garantía hipotecaria. Continúa leyendo el artículo para enterarte.

Las entidades bancarias, al momento de conceder préstamos hipotecarios, deben realizar ciertos estudios para estar al tanto de cuál es la situación económica de los clientes. De este modo podrán ofrecerles un tipo de préstamo hipotecario u otro, o incluso, declinar la solicitud, para dejar de lado la posibilidad de impagos.

Además de llevar a cabo dichos estudios, con el fin de asegurarse de que las personas que solicitan un préstamo hipotecario podrán hacer frente al pago de todas las mensualidades, muchas entidades requieren que sus clientes dispongan de avales o garantías. Esto es ideal para aquellas personas que tengan intenciones de comprar una segunda residencia sin necesidad de dedicar todos sus ahorros o bien, para personas que cuentan con una buena situación laboral pero no han tenido tiempo de ahorrar lo necesario para realizar la compra de una vivienda. Aquí te contaremos cuáles son las principales diferencias entre un aval y una garantía hipotecaria, además, te explicaremos cuál es mejor según el caso.

Garantía hipotecaria

Diferencias entre aval y una garantía hipotecaria

Debido a que, como mencionamos más arriba, es ideal para personas jóvenes o para aquellos que deseen comprar una segunda residencia sin gastar sus ahorros. En estos casos, se requiere que los solicitantes cuenten con avales o garantías. Aquí van sus diferencias más notorias.

Garantía hipotecaria

Aval hipotecario ¿De qué se trata?

Cuando hablamos de aval hipotecario nos referimos a un tipo de garantía que ofrece una persona, por medio de la cual se compromete con el hipotecado a abonar sus deudas, es decir, las cuotas mensuales del préstamo hipotecario, en caso de que el titular no pueda hacerlo. Para ello, el avalista por lo general ofrece su estabilidad laboral y económica como seguro de que las cuotas del préstamo hipotecario serán abonadas. En algunos casos, el avalista también puede responder con sus bienes, esto puede ser, por ejemplo, un inmueble en propiedad. Es por este motivo que, realmente se trata de un compromiso sumamente arriesgado, ya que si el cliente no paga las cuotas mensuales, el avalista se quedará sin su capital.

Los avales por lo general son usados cuando el importe del préstamo hipotecario es muy alto y el deudor no cuenta con las garantías necesarias para asegurar a la entidad bancaria el pago del préstamo hipotecario.

Garantía hipotecaria

Garantía hipotecaria ¿De qué se trata?

La garantía hipotecaria, también llamada garantía adicional, es aquella por medio de la cual se entrega un bien específico, por lo general, suele ser un inmueble, como garantía en el caso de que el deudor deje de abonar las cuotas mensuales de su préstamo hipotecario. En algunos casos puede tratarse de la propiedad hipotecada en sí, por otro lado, en otros casos el deudor ofrece como amparo otro inmueble, generalmente libre de cargas, que tiene en su haber.

En otras palabras, la garantía hipotecaria implica un inmueble. Puede ser el hipotecado u otro que ya pertenecía al cliente previo a la concesión del préstamo hipotecario. La vivienda en cuestión sería embargada si se da el caso de que el deudor no pudiera hacer frente de manera continuada al pago de las cuotas mensuales de la hipoteca.

Garantía hipotecaria

Aval o garantía hipotecaria: ¿Qué es más conveniente?

Como ya hemos mencionado más arriba, el aval requiere de la existencia de un tercero. Dicha persona, se encargará de poner a disposición de la entidad bancaria todos sus bienes para garantizar que el hipotecado podrá hacer frente al pago de las cuotas mensuales del préstamo hipotecario. Si el hipotecado no paga sus cuotas, el avalista perderá todo lo que posea, motivo por el cual es considerado como un compromiso de alto riesgo.

Por otro lado, la garantía pone en riesgo una vivienda en propiedad del hipotecado, es decir, que no compromete ningún bien ajeno. Además, se trata de una solución que brinda más ventajas que la anterior. Ya que en estos casos, los clientes necesitan contar con una menor cantidad de dinero para la entrada, que por lo general suele tratarse del 20% del importe de la tasación de la vivienda, dado que la financiación se divide entre las dos viviendas. De modo que, el 80% suele ser para la nueva, mientras que el 20% restante es para el “inmueble garantía”, en otras palabras, las dos tienen responsabilidad hipotecaria.

La garantía adicional, también conocida como doble garantía, se encuentra principalmente recomendada para los más jóvenes. Esto se debe a que generalmente suelen tener una baja solvencia económica. También, se trata de una buena solución para personas que ya cuentan con una vivienda pagada y tienen la intención de adquirir otra sin tener que gastar todos sus ahorros.

Resumen

En resumen, como hemos podido comprobar, la diferencia más importante que podemos encontrar entre un aval y una garantía hipotecaria es que en el primer caso el garante es un tercero, que compromete sus bienes, mientras que en el segundo es el mismo solicitante del préstamo hipotecario el que ofrece la doble garantía con su propio patrimonio.

Luego de leer este artículo, nos interesa mucho saber qué opinas sobre las diferencias entre  un aval y una garantía hipotecaria. Si te interesa compartirla con nosotros, puedes hacerlo en la sección “Comentarios” de nuestro Blog.

Si te encuentras en una situación que no puedes resolver por tu cuenta, no dudes en acudir a Oi Realtor. Un equipo de profesionales estará a tu disposición y te ayudará en todo el proceso ¡Te esperamos!

También podría interesarte:

Desde Oi Realtor queremos contarte todo lo que debes saber con respecto a la cédula hipotecaria. Continúa leyendo el artículo para enterarte.

Las cédulas hipotecarias son un tipo de bono que tiene como garantía los préstamos de las entidades financieras. Estuvieron en un gran momento momento hasta el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, fue allí cuando perdieron valor monetario y crédito social. En el siguiente artículo te contaremos un poco más sobre ellas.

Cédula hipotecaria

¿Qué es una cédula hipotecaria?

Cuando hablamos de la cédula hipotecaria nos referimos a un título financiero que es emitido por una entidad financiera. En él, se reconoce una deuda, o bien, otro tipo de obligación pagando un interés fijo o una rentabilidad fija por ella. Además, que tiene como garantía de inversión el conjunto o parte de los préstamos hipotecarios de esa entidad. En otras palabras, la persona que contrata una cédula hipotecaria recibirá a cambio una rentabilidad por el dinero que ha invertido en este tipo de valores.

Se trata de valores de renta fija que son emitidos únicamente por entidades de crédito. Las cédulas hipotecarias son emitidas con la garantía de la cartera de préstamos hipotecarios de la entidad financiera. Esto quiere decir que, las cédulas están garantizadas con el conjunto de hipotecas que tiene la entidad financiera. Es por eso que, únicamente pueden ser emitidas por entidades de crédito oficial, cajas de ahorro y sociedades de crédito hipotecario. Por lo general, son emisiones a medio plazo y presentan diferentes modalidades con respecto a tipo de interés y condiciones de amortización. Estos títulos hipotecarios pueden ser nominativos, a la orden o al portador.

La entidad emisora se reserva la facultad de amortizar de manera anticipada parte o la totalidad de la emisión durante la vida de la misma, de acuerdo con lo establecido en la legislación de cada país. Este tipo de entidades, por lo general, dan liquidez a estos valores, es decir, dan contrapartida de compra o venta a los inversores.

Entonces, quien adquiere una cédula hipotecaria sabrá que su cobro se encuentra avalado por medio de las propiedades inmuebles gravadas con hipoteca de la misma entidad bancaria.

Cédula hipotecaria

¿Cómo funciona este tipo de producto?

El funcionamiento de una cédula hipotecaria es el siguiente. Se le presta dinero a la entidad bancaria, y éste da a cambio, una cédula hipotecaria. Como garantía se encuentran los préstamos hipotecarios ya efectuados. El dinero que le ha prestado a la entidad bancaria es usado para otorgar nuevos créditos. Para entenderlo mejor, debemos dividir la hipoteca de una vivienda en partes iguales. Cada una de las partes corresponderá a una cédula hipotecaria o parte de ella ya que puede estar formada por particiones de diferentes préstamos hipotecarios.

Las cédulas hipotecarias cuentan con doble garantía:

En primer lugar, se encuentra la garantía del emisor.

En segundo lugar, se encuentra el derecho preferente de los cedulistas sobre la cartera hipotecaria ante al resto de acreedores.

Existe un requerimiento legal que no permite que el saldo de cédulas hipotecarias sea mayor al 80 por ciento de la cartera elegible. Por otro lado, también podemos encontrar cédulas hipotecarias de riesgo más alto, por ejemplo, las emitidas por entidades bancarias americanas garantizadas por hipotecas de alto riesgo, también llamadas subprime.

Cédula hipotecaria

Las principales características de la cédula hipotecaria

La Cédula hipotecaria debe emitirse en escritura pública y con ella una entidad financiera busca financiación, abonando por ello un interés gracias al capital que recibe.

Por lo general, se trata de títulos que se suelen amortizar en un período de 1 a 3 años. Las cédulas poseen un plazo de aproximadamente entre 1 y 3 años. Dependiendo de su garantía, existen dos tipos de cédula hipotecaria:

  • Cédula hipotecaria con garantía especial: se emiten con la garantía de uno o más préstamos hipotecarios en concreto. Éstos, deben estar identificados. Puede incluir garantías de mayor o menor calidad crediticia, es por esto que, es sumamente importante analizarlo.
  • Cédula hipotecaria con garantía global: en este caso son garantizadas con todos los préstamos de la entidad financiera, dejando de lado a aquellos préstamos que se encuentren respaldando cédulas hipotecarias con garantía especial. En teoría, esta cobertura resulta ser más amplia y más segura, sin embargo, esto no siempre es de esta manera.

Hay quienes la consideran como un activo del mercado monetario y también quienes que no. Esto se debe a que no son tan simples de convertir en dinero si lo comparamos con un repo o una operación simultánea.

A tener en cuenta

Por otro lado, se trata de productos sencillos siempre y cuando se detalle de manera correcta qué tipo de garantía ofrece la entidad bancaria en cuanto a la calidad de los créditos hipotecarios que respalda. A pesar de que es cierto que se trata de un activo financiero relativamente líquido, no garantiza el pago de la rentabilidad ni su capital principal en caso de haber un problema con la entidad y sus créditos hipotecarios, debido al incumplimiento en el pago de éstos. Es por esto que, es fundamental estar al tanto del grado de jerarquía en el cobro de este título en caso de que el banco se declare en quiebra.

 Luego de leer este artículo, nos interesa mucho saber qué opinas sobre la cédula hipotecaria. Si te interesa compartirla con nosotros, puedes hacerlo en la sección “Comentarios” de nuestro Blog.

Si te encuentras en una situación que no puedes resolver por tu cuenta, no dudes en acudir a Oi Realtor. Un equipo de profesionales estará a tu disposición y te ayudará en todo el proceso ¡Te esperamos!

También podría interesarte:

Desde Oi Realtor queremos contarte qué debes hacer si quiere obtener una hipoteca al 100%. Continúa leyendo el artículo para enterarte.

Son muchas las personas que buscan comprarse una vivienda y no puede permitirse ahorrar para hacer frente a una entrada demasiado alta. Es por eso que lo ideal sería una hipoteca al 100%.

Si bien es cierto que no se trata de una práctica muy habitual, existen posibilidades de obtener una financiación del 100% en el entorno actual.

En el país son cada vez más los interesados en la compra de vivienda. La experiencia del confinamiento ocasionado por el Covid-19 ha generado que un gran número de usuarios busquen la adquisición de un inmueble. Los motivos son tanto por dejar el alquiler, como por buscar una vivienda más espaciosa y que logre adaptarse mejor a sus necesidades. Sin lugar a dudas, una tendencia que ha crecido mucho en el último año.

Hipoteca al 100%

Hipoteca al 100%

La compra de una casa siempre requiere contar con ciertos recursos económicos. Los bancos, por lo general, suelen contar con estrictos requisitos de riesgos y ponen el foco en los ingresos que tienes, el dinero que tienes ahorrado y tus deudas. Las condiciones de crédito se endurecieron a causa de la crisis del 2008. Todo eso generó que la mayoría de las entidades bancarias optaran por fijar la concesión de un crédito al 80% del valor de compraventa.

Esto significa que, el cliente tendrá que contar con unos ahorros del 20% del valor de la vivienda. Además, también deberá tener en cuenta la asunción de los gastos que se generan desde el proceso. En otras palabras, para una vivienda de 200 000 euros, lo habitual es que el usuario aporte 40 000 euros además de los gastos de notaría, ITP, entre otros.

La duda que muchos tienen es si hay alguna posibilidad de tener acceso a una financiación mayor cuando no hay suficiente dinero ahorrado. La respuesta es que, a pesar de que pueda resultar complicado, aún existen alternativas para poder pedir una hipoteca al 100%.

Hipoteca al 100%

La situación de las entidades bancarias

La situación en los últimos años resulta bastante clarificadora. Los bancos comenzaron a ofrecer los tipos de interés más bajos en los últimos 10 años. Es por este motivo que la compra de vivienda se ha disparado.

De hecho, las compraventas de vivienda se dispararon un 145,9% durante el último año, según indican los datos del Colegio de Registradores. Hoy en día, muchas personas tienen la intención de comprar una vivienda, sin embargo, no cuentan con los ahorros necesarios para hacerlo.

Es por este motivo que, el pago de la entrada de una vivienda es uno de los principales inconvenientes al momento de acceder a la compra de vivienda por parte de los más jóvenes. Por este motivo, el principal objetivo es tratar de obtener un préstamo hipotecario que financie el valor del inmueble al 100%.

Hipoteca al 100%

Alternativas para obtener una hipoteca al 100%

No tienes por qué preocuparte, ya que hay varias opciones a las que es posible recurrir para intentar que la entidad bancaria te conceda una financiación completa.

Los pisos de los bancos

Una de las opciones es intentar acceder a las viviendas que son propiedad de la entidad bancaria. Los bancos, por lo general, suelen brindar hipotecas al 100% si se compra alguna de las propiedades que tiene en su cartera. Solo debes ver la oferta de pisos de las entidades bancarias para saber si algún inmueble te interesar.

Eso sí, se podrá acceder a esa financiación, según el perfil de la persona y su capacidad de solvencia. Este es un asunto que la entidad financiera siempre considera importante al momento de conceder una hipoteca al cliente.

Recurrir a un bróker hipotecario

Por otro lado, hay una opción que es la que suele resaltar más hoy en día. Sin lugar a dudas, te permitirá obtener condiciones más ventajosas. Se trata de recurrir a un intermediario de crédito que se especialice en el mercado de la vivienda.

La opción de contratar a un bróker hipotecario le dará la posibilidad al cliente de contar con las mejores opciones disponibles en el sector inmobiliario.

Sin dudas, contar con un bróker puede ser de gran ayuda para solucionar muchos problemas que se presentan al comprar una vivienda. Con su ayuda podrás despreocuparte de las gestiones y procesos de solicitud, además de tener un mayor acceso a préstamos con mejores condiciones.

Cumplir con los requisitos

Si bien contratar a un bróker es lo más aconsejable, existen otras opciones. Ten en cuenta que, un usuario solvente contará con más opciones de acceder a una hipoteca al 100%. Quienes reúnan una serie de características como trabajo indefinido, con una antigüedad laboral prolongada que indique que las posibilidades de despido son bajas, sueldo de aproximadamente 2500 euros por mes, no presentar deudas previas ni ser parte de listas de morosidad, tendrán mayores posibilidades de obtener esa financiación al 100%.

Doble garantía

Por último, puedes recurrir a una doble garantía hipotecaria para acceder a una hipoteca al 100%. Esta última posibilidad quiere decir que la entidad bancaria concede un préstamo hipotecario que cubre el 80% del valor del inmueble. El 20% que resta será cubierto por una hipoteca sobre un segundo inmueble, que por lo general, es cualquier inmueble familiar.

¿Qué entidades conceder la hipoteca al 100% hoy en día?

Las entidades bancarias no ofrecen en su línea de productos una hipoteca al 100%, sin embargo, existen algunas que llegan a asumir ese grado de financiación si se dan ciertas condiciones buenas de solvencia crediticia y capacidad de pago.

Si cuentas con un sueldo alto, trabajo estable y pocas deudas o bien, con la posibilidad de solicitar un aval de un tercero, podrás encontrar bancos que pueden asumir un mayor riesgo.

Entre las entidades que llegan a este tipo de financiación se encuentra Kutxabank, que reconocen llegar a un 90% de financiación en caso de que el perfil del hipotecado sea muy bueno. Después, puede que ese porcentaje sea mayor.

Por su parte, Liberbank o Eurocajarural, quizá te permitirán llegar hasta el 100% de valor de compra de una vivienda. Sin embargo, si no es por medio de un bróker hipotecario resulta muy difícil que individualmente te lo puedan ofrecer.

Banco Santander, puede acercarse al 100% de financiación siempre que presentes un perfil sumamente bueno para poder negociar. También, puede suceder si seleccionas un piso de banco de Aliseda, la inmobiliaria propiedad del banco y del fondo de inversión Blackstone o si optas por contratar la nueva Hipoteca Joven de Banco Santander.

Luego de leer este artículo, nos interesa mucho saber qué opinas sobre las hipotecas al 100%. Si te interesa compartirla con nosotros, puedes hacerlo en la sección “Comentarios” de nuestro Blog.

Si te encuentras en una situación que no puedes resolver por tu cuenta, no dudes en acudir a Oi Realtor. Un equipo de profesionales estará a tu disposición y te ayudará en todo el proceso ¡Te esperamos!

También podría interesarte:

Desde Oi Realtor queremos contarte por qué res importante saber cuál es el sistema de amortización que tiene tu préstamo hipotecario. Continúa leyendo el artículo para enterarte.

Cuando contratamos una hipoteca, el sistema de amortización es muy importante, ya que determinará el modo de calcular las cuotas del préstamo hipotecario. Por lo general, en España, la mayoría de los préstamos hipotecarios utilizan el sistema francés de amortización. Con el sistema francés, deberás abonar una mayor cantidad de intereses durante las primeras cuotas y amortizarás menos capital.

Si en algún momento se te ha cruzado la idea de adelantar una parte de la hipoteca, es muy probable que hayas escuchado que es mejor hacerlo en los primeros años. Esto se debe a que, al principio, únicamente abonas intereses. De lo contrario, si ya quedan pocos años de hipoteca no compensa, esto se debe a que ya has pagado prácticamente todos los intereses.

En realidad esto no siempre tiene por qué ser de este modo. La clave se encuentra en el sistema de amortización que hayas firmado para tu préstamo hipotecario. El sistema de amortización marca la estructura de pagos de las cuotas del préstamo hipotecario. En otras palabras, cómo se llevará a cabo la devolución del dinero y de qué modo se calcularán las cuotas.

Sistema de amortización

Los sistemas de amortización más usados en España

En España la mayoría de los préstamos hipotecarios usan el sistema de amortización francés o sistema de cuotas constantes. La principal ventaja de este tipo de sistema es que, como su nombre lo indica, ofrece unas cuotas mensuales más estables. Es decir, cuotas que no variarían si el préstamo hipotecario es a tipo fijo.

Por otro lado, si se trata de una hipoteca a tipo variable, la cuota únicamente se modificará en función de la evolución del Euribor y con la periodicidad que marque el préstamo, esto por lo general es anual o semestral.

Para poder ofrecer unas cuotas más estables, este tipo de préstamo hipotecario utiliza un pequeño truco para proteger a la entidad bancaria. Se trata de que en los primeros años prácticamente sólo abonarás intereses y apenas amortizarás capital. Esto significa que, no estarás abonando realmente tu vivienda, sino devolviendo el dinero a la entidad bancaria.

Sistema de amortización

Ejemplo de sistema de amortización francés

Para comprenderlo mejor aquí va un ejemplo. En un préstamo hipotecario de 150 000 euros a 25 años con un tipo de interés del 4%, la primer cuota que deberías abonar sería de 791,75 euros. De esa suma, 500 serían destinados a abonar intereses y únicamente 291,75 serían utilizados para reducir la deuda.

Con el paso del tiempo, al pasar 12,5 años, si el tipo de interés fuese fijo, aun continuarías abonando la misma cuota. La diferencia es que, sólo 331,48 euros serían destinados a pagar intereses y 460,27 euros serían dirigidos a pagar capital. Esos sí, a pesar de que llevases la mitad de la vida de la hipoteca, todavía te quedarían por devolver 98 984,99 euros.

Sistema de amortización

Puntos en contra de este sistema de amortización

Los números son sumamente claros y además, se trata del precio de tener una cuota más baja durante los primeros años de préstamo hipotecario. Ten en cuenta que, el principal inconveniente del sistema de amortización francés es que en un préstamo hipotecario como el anterior, cuando lleves 15 años pagando la hipoteca no tendrás la mitad de tu vivienda pagada.

Sistema de amortización

Otras alternativas al sistema francés

El segundo sistema de amortización más usado se basa en el sistema alemán o sistema de pagos constantes. Con esta fórmula, cada mes podrás amortizar la misma cantidad de capital. Sin embargo, esto no significa que la cuota vaya a ser la misma durante todo el periodo. De hecho, todo lo contrario.

En este sistema, el capital que amortizas por mes, es decir, la parte del préstamo que devuelves, será la misma. No obstante, no sucede lo mismo con los intereses, que también serán más elevados al comienzo. Lo que ocurre en este caso es que, estos intereses se calculan sobre el capital que debes y los primeros años debes mucho más dinero.

Como esos intereses se suman al capital que vas amortizando, el resultado es que las cuotas mensuales serán muy altas los primeros años y mucho más económicas los restantes. Por otro lado, y esto quizás se trata del punto más importante, cuando lleves 15 años pagando el préstamo hipotecario, tendrás efectivamente pagada la mitad de la vivienda.

¿Es mejor el sistema francés de amortización de hipoteca o el sistema alemán?

La realidad es que esta distribución también afecta a los intereses totales que abonas con el préstamo hipotecario.

En el caso del sistema francés abonarás 87 527 euros, mientras que con el sistema alemán, la factura será más baja, de unos 37 265 euros. Es por este motivo que, si tu hipoteca utiliza el sistema francés puede resultar interesante revisar las condiciones por medio de una novación o una subrogación hipotecaria.

Por otro lado, también existen otros modelos de amortización. Uno de ellos es el creciente, que funciona de manera contraria al alemán. Es decir, comienzas abonando muy pocos intereses y finalizas pagando muchos más.

En Estados Unidos se usa un sistema diferente de pago al vencimiento. Bajo el sistema americano de amortización de préstamos hipotecarios en cada cuota únicamente abonarás intereses y al final de la vida de la hipoteca deberás devolver el principal.

Luego de leer este artículo, nos interesa mucho saber qué opinas sobre el sistema de amortización de tu préstamo hipotecario. Si te interesa compartirla con nosotros, puedes hacerlo en la sección “Comentarios” de nuestro Blog.

Si te encuentras en una situación que no puedes resolver por tu cuenta, no dudes en acudir a Oi Realtor. Un equipo de profesionales estará a tu disposición y te ayudará en todo el proceso ¡Te esperamos!

También podría interesarte:

Desde Oi Realtor queremos contarte qué sucede con las arras en caso de que no te concedan el préstamo hipotecario. Continúa leyendo el artículo para enterarte.

Contenido actualizado

Si te encuentras a punto de comprar un inmueble y no sabes si destinar dinero al arras por miedo a perderlo si la entidad financiera no aprueba tu perfil, no dudes en leer el siguiente artículo. Aquí te contaremos cuáles son las características de este paso previo a la operación.

arras

¿En que situación se abonan las arras?

En caso de que todo este saliendo acorde a tus planes. Por ejemplo, encontraste la casa perfecta para ti, te agrada el barrio y sus aledaños, todo queda cerca y el valor es el que tenías pensado gastar. Según tus cálculos cuentas con los ahorros suficientes para entrar en un préstamo hipotecario, por lo que únicamente faltará que te aprueben la hipoteca. No obstante, si el agente inmobiliario encargado de la venta del piso te adelanta que no eres el único en esa posición. Varias personas mostraron su interés por el inmueble y ninguno tiene ganas de perderse esta oportunidad.

Es en este caso cuando te decides a pagar una señal como manera de asegurarte el inmueble que te interesa. Sin embargo, es lógico que surja una pregunta. ¿Qué sucede con este dinero si finalmente la entidad bancaria no acepta brindarte la hipoteca?

arras

¿Qué son las arras?

Cuando hablamos de las arras nos referimos a la señal o cantidad económica que se entrega para asegurar el cumplimiento de un contrato. Si bien es cierto que no aparecen en el Código Civil, sí existe jurisprudencia al respecto. La sentencia175/2012 de 21 de marzo de 2012 de la sala primera de lo civil del Tribunal Supremo establece que “las arras son una garantía del cumplimiento de un contrato; son un medio de protección del cumplimiento de obligaciones derivadas del mismo“.

Por ende, si has encontrado la casa de tus sueños pero hay muchas personas interesadas en la vivienda. Puedes considerar si será una buena idea y piensas en abonar un adelanto. Sin embargo, todavía no cuentas con la respuesta de la entidad bancaria para darte la hipoteca. No debes preocuparte, esta situación está prevista y es mucho más habitual de lo que crees.

Es muy común que antes de llegar al momento de firmar la compraventa de una vivienda ante un notario, se lleve a cabo una firma de contrato dejando por escrito que se abona un adelanto previo a la concesión del préstamo hipotecario. Por medio de dicho acuerdo, se obligan de manera recíproca a cumplir, se fija el precio y el resto de las condiciones de la venta. Se establece también, una fecha máxima para que se entregue la escritura notarial.

arras

El contrato previo: firmar las arras

Es muy probable que hayas oído la expresión de ‘firmar las arras’ como una forma de proclamar que han finalizado las negociaciones. Esta proviene justamente de la firma de este contrato previo en el que se dejan en claro las condiciones para la compraventa entre el comprador y el vendedor, por el que se termina el período de negociación y se espera el contrato final.

Es en este momento donde deberás prestar mayor atención y estar acompañado de un especialista. Previo a la firma de este contrato, será fundamental corroborar la inclusión dentro del mismo una cláusula. Dicha cláusula debe asegurar de manera explicita que no podrás perder las arras si no te conceden el préstamo hipotecario. Esto se decide en el momento de la firma, por lo que para que puedas recuperar el dinero que pusiste para reservar la vivienda deberá constar por escrito.

En resumen, dentro del texto tendrá que existir un ítem específico que establezca en forma explícita y concreta que, en caso de que el banco no acepte conceder la hipoteca, el comprador tendrá derecho a la devolución de las arras. Es por esto que se recomienda que busques el asesoramiento de un especialista o bien, consultes con un notario y te saques todas las dudas antes de firmar algo que luego pueda perjudicarte.

arras

¿Qué implica la firma de esta cláusula?

Al añadir esta cláusula al contrato se puede optar por la resolución del mismo con la devolución de todas las cantidades entregadas hasta el momento en caso de que no se concrete la entrega de la hipoteca.

En otras palabras, cuando cuentas con esta cláusula en el contrato, tienes la posibilidad de optar por la resolución del mismo con la devolución de todas las cantidades entregadas hasta el momento. Es decir que, si no te conceden la hipoteca pierdes las arras a menos que hayas firmado lo contrario.

¿Qué información lleva un contrato de arras?

A pesar de que se trata de un precontrato y se puede pensar que no es definitivo, es un acuerdo que conlleva gran importancia. Esto se debe a que refleja las condiciones que regirán la futura operación.

Entre los datos que deben fijarse se encuentran:

  • Datos personales de ambas partes
  • Identificación y descripción del inmueble
  • Precio final de la compraventa y forma de pago
  • Cantidad de dinero de la señal o anticipo (que luego será descontado del importe final)
  • Obligación de firmar el contrato mediante escritura pública
  • Distribución de los posibles gastos de compraventa
  • Firma de comprador y vendedor

Si el comprador y/o vendedor se trata de un matrimonio, será suficiente sólo con la firma de uno. No obstante, si están en proceso de separación o no están casados y son convivientes, será necesario que firmen los dos.

¿A qué compromete el contrato de arras?

El contrato de arras comprometerá al comprador a reservar el derecho sobre la compra de la compra de una vivienda. A cambio entregará una cantidad de dinero a cuenta del precio total del inmueble.

En cuanto al vendedor, a través del contrato de arras se compromete a entregar el bien al comprador en las condiciones charladas previamente.

Es conveniente que siempre se lean los contratos de arras que se firman, y asegurarse que la cláusula de devolución esté incluida para poder retirar el dinero si no nos aprueban la concesión de la hipoteca en el banco.

Luego de leer este artículo, nos interesa mucho saber qué opinas sobre el contrato de arras. Si te interesa compartirla con nosotros, puedes hacerlo en la sección “Comentarios” de nuestro Blog.

Si te encuentras en una situación que no puedes resolver por tu cuenta, no dudes en acudir a Oi Realtor. Un equipo de profesionales estará a tu disposición y te ayudará en todo el proceso ¡Te esperamos!

También podría interesarte:

Desde OI Realtor queremos contarte todo lo que debes saber sobre las hipotecas online. Innovaciones que en pleno auge de la vivienda no dejan de crecer. Continúa leyendo el artículo para enterarte.

Las nuevas tecnologías han logrado ganar terreno en una gran cantidad de rubros. El sector inmobiliario no se queda afuera. Ha logrado ir incorporándolas para mejorar significativamente sus servicios y brindar soluciones rápidas y simples. La pandemia del Covid-19 ha sido un gran impulso para comenzar a implementar este tipo de tecnología que ha llegado para quedarse.

El sector inmobiliario, al día de hoy, continúa avanzando en la aplicación de la tecnología para potenciar al máximo sus servicios. Las innovaciones en su proceso de digitalización son muchas en pleno auge del mercado, con récord de compraventa de inmuebles y de firma de préstamos hipotecarios luego de la pandemia. Las PropTech y las fintech proliferan y ofrecen múltiples soluciones rápidas y simples para mejorar la experiencia de compradores y vendedores, además de abaratar los costes. Con todas estas ventajas, se prevé que afiancen aún más su éxito este año.

Hipotecas online

¿Qué es PropTech?

En primer lugar es necesario dejar en claro qué es PropTech. Se trata de un término que hace referencia a cualquier empresa que usa la tecnología para refinar, mejorar o reinventar cualquier tipo de servicio dentro del sector inmobiliario. Los servicios que cubren incluyen las actividades de compra, alquiler o venta de propiedades. Además, se encuentran incluidos los servicios de construcción, mantenimiento o administración de activos comerciales o residenciales. La mayoría de servicios que brindan en este sector son tan extensos que ofrece una oportunidad óptima para su reinvención en formato digital.

La cantidad de nuevas empresas PropTech, es decir, que aplican innovaciones en el sector inmobiliario, ha aumentado significativamente durante la última década. Luego de un periodo de parón e incertidumbre debido a la pandemia del Covid-19, la Inteligencia Artificial (IA), el machine learning y la digitalización de los procesos, entre otros, logran impulsar el sector.

Es cierto que en 2021 los fondos de capital riesgo invirtieron 32 000 millones de dólares en este tipo de empresas, sin embargo, se prevé que la inversión llegue a su máximo histórico este año. Se puede ver que 2022 será un año importante para esta industria, con una mayor atención y financiación orientada a la construcción y gestión de la propiedad.

España forma parte importante de estas grandes inversiones en el sector. De hecho, se trata de uno de los sectores que ha obtenido mayor financiación en este último año.

Hipotecas online

Las hipotecas online

Por el lado de los préstamos hipotecarios, los procesos online también han aumentado con el impulso de la pandemia y del cierre de sucursales financieras. Muchas plataformas continúan creciendo al día de hoy brindando hipotecas online. Se trata de una opción más que interesante ya que nos dará la posibilidad de llevar a cabo todo el proceso hipotecario de manera completamente digital. Esto implica atención 24/7 al cliente, combinando distintos tecnologías, por ejemplo, la firma digital avanzada, soluciones de biometría facial y de voz, así como humanos digitales con inteligencia artificial y emocional.

Hipotecas online

Las nuevas tecnologías impulsan el sector

Sin lugar a dudas, se trata de una evolución de los procesos pseudo digitales que podemos encontrar hoy en día. Con un avatar digital personalizado, y que brinda una hiperpersonalización para el usuario final, además de ahorro de costes y mayor productividad para las entidades bancarias.

Solo tomará unos minutos simular una hipoteca fija o variable en internet, podremos saber la cuota mensual que deberíamos abonar, los años de la hipoteca y los intereses asociados. Las plataformas online también dan la posibilidad de comparar diferentes ofertas. Solo hay una parte que requiere de una presencialidad total, se trata de la firma del préstamo hipotecario, el resto puede realizarse de manera online.

Puntos clave para consolidar el negocio

Agentes inmobiliarios

La modificación del modo de trabajo, los competidores y la creciente exigencia de los consumidores son los principales retos a los que deben hacer frente los líderes de las agencias inmobiliarias. La tecnología y la digitalización se han transformado en herramientas fundamentales para el cierre de operaciones inmobiliarias. Las visitas virtuales en 360º, las gestiones y el contacto en remoto junto con la agilización de los trámites burocráticos pasaron a ser las demandas más habituales.

Regulación

Es fundamental analizar cuál es el panorama, hoy en día, del sector fintech, su evolución, los retos regulatorios, las oportunidades y las tendencias. Entre las medidas urgentes, la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI) resalta la adhesión de las entidades dedicadas al crédito online a la CIRBE, la creación un bureau de crédito único o la eliminación del TAE como referencia en préstamos de corta duración. Afirma que la tecnología y el big data, las modificaciones en el comportamiento de los usuarios y el contexto macro serán las tendencias del futuro del crédito al consumo.

Luego de leer este artículo, nos interesa mucho conocer cuál es tu opinión sobre las hipotecas online. Si te interesa compartirla con nosotros, puedes hacerlo en la sección “Comentarios” de nuestro Blog.

Si te encuentras en una situación que no puedes resolver por tu cuenta, no dudes en acudir a Oi Realtor. Un equipo de profesionales estará a tu disposición y te ayudará en todo el proceso ¡Te esperamos!

Desde Oi Realtor queremos contarte todo lo que debes saber sobre una hipoteca abierta. Continúa leyendo el artículo para enterarte.

A comparación con un préstamo hipotecario tradicional, una hipoteca abierta te da la posibilidad de contar nuevamente con el dinero que ya has devuelto. No obstante, como este tipo de productos pueden sobreendeudarte, queremos resaltar que lo ideal es optar por contratar una hipoteca convencional. Aquí te contaremos por qué y te explicaremos varios productos que pueden ser muy interesantes.

¿Qué es una hipoteca abierta?

Hipoteca abierta

Cuando hablamos de una hipoteca abierta o crédito hipotecario, nos referimos a un producto financiero que da la posibilidad al titular de hacer disposiciones a crédito del dinero que ya ha devuelto. Dicho de otra forma, brinda la opción de pedir prestado nuevamente las cantidades amortizadas para utilizar el dinero para financiar otro tipo de gastos, por ejemplo, una reforma, un coche, entre otros.

Para ejemplificar, supongamos que hemos firmado uno de estos productos y que ya logramos devolver al banco 20 000 euros. Ante esta situación, tendríamos la posibilidad de hacer una disposición de un nuevo préstamo de un máximo de 20 000 euros, manteniendo el mismo interés que la hipoteca y con el plazo que se pacte con la entidad bancaria.

¿Es buena idea contratar una hipoteca abierta?

Hipoteca abierta

No hay una respuesta certera para esta pregunta, la realidad es que depende de la situación de cada uno. Las hipotecas abiertas, que es la denominación que reciben los créditos hipotecarios estrictos, dan la posibilidad de hacer disposiciones del dinero que se va devolviendo. En un principio, esto puede parecernos muy ventajoso en ciertos casos, sin embargo, esta facilidad de crédito también genera que corramos algunos riesgos.

En primer lugar, si no llevamos un buen control de las disposiciones, es probable que terminemos sobreendeudados. El hecho de que sea sencillo obtener un dinero extra puede ser muy peligroso. Esto se debe a que, si no somos muy cuidadosos, es posible que acabemos acumulando un gran volumen de deuda.

A pesar de que el interés de una hipoteca abierta resulte más bajo, una disposición puede salir más costosa que solicitar un préstamo personal. Por lo general, al llevar a cabo una disposición de capital, el cliente decide alargar significativamente el plazo de reembolso para que la cuota mensual del préstamo no sea muy elevada. Ante esta situación, es posible que se generen más intereses de los que se devengarían con un préstamo al consumo, ya que, mientras mayor es el plazo, más intereses se generan.

Por este motivo, la mayor parte de los expertos en finanzas asegura que el préstamo hipotecario se trata del producto más aconsejable para el consumidor medio. Esto se debe a que una hipoteca abierta puede generar importante problemas de sobreendeudamiento si no se está totalmente informado sobre los riesgos que implica. Si te interesa comprar una vivienda, puedes buscar algunas hipotecas convencionales que se adapten a tus necesidades.

Comparar hipotecas

Hipoteca abierta

Para lograr encontrar la mejor hipoteca para ti, es fundamental que compares las diferentes ofertas. Si no te interesa correr riesgos con tu préstamo hipotecario, lo más aconsejable, es optar por un préstamo hipotecario convencional y que sea uno a tipo fijo. De este modo, tendrás que pagar siempre la misma cantidad y no dependerás de las oscilaciones del Euribor.

¿Cuáles son las limitaciones tiene una hipoteca abierta?

Hipoteca abierta

Si comprendemos todos los riesgos que implica una hipoteca abierta y aun así decidimos contratar una, es fundamental tener en claro que no podremos disponer libremente del dinero que ya hayamos amortizado. Las condiciones para llevar a cabo una retirada pueden variar dependiendo de la entidad bancaria. Sin embargo, por lo general siempre nos encontraremos con las siguientes limitaciones:

  • Coste: realizar una disposición de capital de una hipoteca abierta cuesta dinero. Por lo general, en los créditos hipotecarios se incluye la denominada comisión por disposición, que debemos abonar cada vez que optemos por retirar una fracción del capital amortizado.
  • Importe y plazo: el importe y el plazo de las disposiciones estará limitado. Sin lugar a dudas, la cantidad de dinero que sea posible retirar se encontrará limitada a lo que hayamos reembolsado. Por otro lado, el banco establecerá un plazo mínimo y máximo para realizar la devolución del capital dispuesto.
  • Subrogación: el hecho de subrogar una hipoteca abierta a otro banco no es sencillo. En primer lugar, un crédito hipotecario sí se puede cambiar de entidad bancaria, sin embargo, la mayoría de las entidades prefiere evitar esta operación. De hecho, en muchos casos, proponen suscribir un nuevo contrato y cancelar la hipoteca abierta.
  • Poca oferta: por otro lado, es fundamental tener presente que no son muchas las entidades que disponen actualmente de este tipo de productos.

¿Qué hay que tener en cuenta al contratar una hipoteca abierta?

Hipoteca abierta

Dejando de lado la particularidad de las disposiciones, la realidad es que una hipoteca abierta no es muy diferente a una hipoteca convencional, ya que en el resto de las condiciones son bastante similares. Aquí te detallaremos cuáles son los puntos en los que debemos poner atención si optamos por contratar uno de estos productos:

  • El tipo de interés aplicado: el interés puede ser variable, fijo o mixto, dependiendo de lo que nos ofrezca la entidad bancaria. En el caso de que sea variable, es muy probable que durante el primer año se nos aplique un fijo, lo que probablemente encarecerá el coste de las primeras 12 cuotas.
  • Las comisiones: aparte de las comisiones más comunes, es decir apertura, amortización anticipada, subrogación, entre otras, también debemos mirar si el banco nos cobra un recargo por cada disposición de capital.
  • Vinculación: el mismo modo que con las hipotecas convencionales, para obtener el mejor interés debemos cumplir con varios requisitos, por ejemplo, domiciliar la nómina o firmar diferentes seguros y otros productos.
  • Condiciones de las disposiciones: por último, debemos analizar cuáles son los límites aplicados a las disposiciones. Esto implica periodicidad permitida, importe mínimo y máximo, plazo para la devolución del dinero, entre otros.

Alternativas a la hipoteca abierta

Si no optamos por una hipoteca abierta, porque no nos convencen sus condiciones o bien, porque la entidad bancaria no dispone de uno de estos productos, tenemos opciones. Aquí te explicaremos cómo es posible obtener financiación para cubrir cualquier gasto:

  • Solicitar un préstamo personal: de este modo podremos obtener entre 500 y 50 000 euros, en algunos casos más, para financiar cualquier proyecto particular. Su mayor plazo puede ser de hasta 10 años. Por otro lado, su interés ronda una media del 8% TAE.
  • Ampliar el préstamo hipotecario: otra opción es negociar con nuestro banco para incrementar el capital de nuestra hipoteca. De modo que, el interés será el de la hipoteca, a pesar de que tendremos que afrontar los gastos de novación, es decir, notaría, registro, impuestos, entre otros.

En los dos casos, debemos garantizarnos de que las cuotas de todos nuestros créditos no sean mayores al 35% de nuestros ingresos mensuales. Ya que se trata del porcentaje que los expertos en finanzas recomiendan dedicar al pago de las deudas financieras para evitar cualquier tipo de inconvenientes financieros.

Luego de leer este artículo, nos interesa mucho saber qué opinas sobre las hipotecas abiertas. Si te interesa compartirla con nosotros, puedes hacerlo en la sección “Comentarios” de nuestro Blog.

Si te encuentras en una situación que no puedes resolver por tu cuenta, no dudes en acudir a Oi Realtor. Un equipo de profesionales estará a tu disposición y te ayudará en todo el proceso ¡Te esperamos!

También podría interesarte: