Etiqueta

Familias

Explorar

La AEB acaba de presentar su balance anual de 2018 con un 23% más de beneficio. Un hecho que coincide con dos datos contrapuestos. Mientras la rentabilidad de los depósitos bancarios está en mínimos, los clientes reafirman su confianza en este tipo de productos.

Los recientes datos de la Cambra de Comerç de Barcelona reflejan que la recuperación de la economía no mejora los niveles de renta de las familias españolas. Al contrario de lo que sucede en la mayoría de Europa.

Al mismo tiempo, la Asociación Española de Banca (AEB) presenta sus resultados de 2018. Balance que registra unas ganancias de 14.846 millones de euros para la banca. Un 23% más.

Todo ello, mientras la rentabilidad de los depósitos seguirá tocando suelo, como mínimo, hasta finales de año. Según las previsiones del Banco Central Europeo (BCE).

Algo que no ahuyenta a los clientes. De hecho, los españoles guardan un 40% de sus activos financieros en cuentas de ahorro. Y el volumen de dichos depósitos crece hasta un 6,1% en el último año. “Incomprensible en un momento de máxima rentabilidad inmobiliaria“, afirma Luis Gualtieri.

España no logra crecer a nivel europeo

La recuperación de la economía y el empleo en España no ha llegado acompañada de una mayor bienestar para las familias. Un reciente informe estadístico de la Cambra de Comerç de Barcelona, que analiza la evolución económica entre los años 2000 y 2016, pone de relieve un desigual panorama en Europa.

Según la Cambra, desde la pre crisis y hasta ahora, la renta disponible en los hogares (ingresos tras gastos e impuestos) apenas ha crecido. Dicha cantidad, equivalente al dinero disponible para el ahorro y el consumo, aumentó hasta principio de 2009. Para luego desplomarse hasta 2013. Con el inicio de la recuperación económica.

En todo este periodo, entre 2000 y 2016, España ha repuntado una media del 1,6%. Con diversos escenarios. Desde la caída de 1% en Cataluña hasta el repunte del País Vasco (+0,5) y la Comunidad de Madrid (+0,3%). Mientras que los doce países impulsores del euro han remontado un 7%.

PIB per cápita en diferentes zonas de Europa

Con este panorama, confiar en la inversión extranjera es de vital importancia para sectores estratégicos“, señala Luís Gualtieri. “Como sucede en las inversiones inmobiliarias“, añade el CEO de la agencia inmobiliaria Oi Realtor.

Más confianza en los depósitos bancarios

El ahorro en depósitos bancarios ha vuelto a incrementarse en marzo. Concretamente, familias y empresas españolas han aumentado sus cuentas de ahorro hasta los 1,075 billones de euros.

Es decir, se han depositado 20.000 millones de euros en el tercer mes del año. Un 1,9% más respecto a febrero. Según los datos del ‘Boletín Estadístico. Marzo 2019’, elaborado por el Banco de España.

Cantidad que supera en un 6,1% el volumen de capital invertido en depósitos bancarios en marzo de 2018. Cuando hogares y empresas contaban con 1,013 billones de euros ahorrados.

La mayor parte de los depósitos corresponden a los hogares, que sumaron en marzo 817.300 millones. Un 0,67% más respecto a febrero.

Mientras que las sociedades no financieras llegaron a reunir 257.700 millones. Un 5,9% por encima del mes anterior.

Tipos en mínimos, ahorro en máximos

Respecto al año pasado, la diferencia sigue siendo favorable a las empresas. Aunque a menos distancia respecto a las familias. Si los depósitos de las sociedades han crecido un 7,6% en el último año, los de los hogares lo han hecho un 5,56%.

Contratación de depósitos bancarios entre particulares y empresas

Todo ello a pesar la escasa rentabilidad de los depósitos a tipo fijo. Que el BCE ha mantenido en el -0,4% en los últimos tres años.

Mientras que la diferencia entre residentes y no residentes en España sigue siendo importante. Los primeros cuentan con depósitos bancarios por valor de 1,4 billones de euros. Mientras que los no residentes apenas disponen de 34.300 millones.

Una diferencia que responde, fundamentalmente, a la confianza en productos de inversión mucho más rentable que las cuentas de ahorro.

Con esas perspectivas, las inversiones inmobiliarias no sólo ofrecen alta rentabilidad sino también completa seguridad jurídica“, asegura Luís Gualtieri.

El impacto de la situación económica sobre los hogares y las empresas se deja notar en su patrimonio. Del habitual endeudamiento durante los años previos a la crisis hemos pasado a un claro cambio de tendencia. Y un aumento de la riqueza inmobiliaria de las familias.

La deuda de las familias y las empresas sigue cayendo. Aunque a menor ritmo que en años anteriores. Como resultado de la desaceleración económica. Según las “Cuentas Financieras de la Economía Española. 4º trimestre de 2018“, del Banco de España .

Un fenómeno que coincide con un claro repunte de la riqueza inmobiliaria en los hogares españoles. Cuyo peso cada es mayor respecto al Producto Interior Bruto (PIB). Datos recogidos por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco).

Una excelente noticia“, señalan desde la agencia inmobiliaria Oi Realtor. “Los españoles cada vez apuestan más por las inversiones inmobiliaria“, añaden.

Importante caída en la deuda de las familias

La deuda de familias y empresas cae, aunque a ritmo menor que en años anteriores. El nivel de endeudamiento de los hogares se ha rebajado hasta el 58,9% del PIB. Al tiempo que las empresas no financieras lo rebajaron hasta el 74,5%.

La deuda privada en España, que alcanzó el 196,3% del PIB en 2012, ascendió hasta el 133,3% a finales de 2018, según el Banco de España.

Evolución de la riqueza inmobiliaria en familias y empresas

La desaceleración registrada en los últimos meses ha tomado el relevo al proceso de que el proceso de desendeutamiento, que se ha moderado en comparación con años anteriores“, señalan desde Oi Realtor.

A pesar del aumento del crédito a familias y empresas durante los últimos años. La amortización de los préstamos pendientes ha ido creciendo gradualmente. Una dinámica que será positiva siempre y cuando sea compatible con un aumento de los créditos. Tanto al consumo como de carácter inmobiliario.

¿Y el impacto sobre el consumo privado?

La caída de la deuda de las familias tiene habitualmente un impacto negativo sobre el consumo. Que acostumbra a caer, aunque actualmente parece que no es así.

Hace falta que la economía vuelva a niveles normales de endeudamiento para que se mantenga la confianza. En ese sentido, la deuda de las familias y las entidades sin ánimo de lucro ha caído de manera importante. Desde los 153.000 millones de euros (2012) hasta los 712.000 millones (2018).

El crecimiento económico de los últimos años ha tenido un impacto positivo sobre la deuda.Por un lado, debido al aumento de la actividad económica que incrementa las tasas de empleo y la renta disponible de las familias. Y además, porque la recuperación económica también eleva los ingresos de las empresas.

Crece la riqueza inmobiliaria de las familias

El patrimonio inmobiliario de las familias españolas se incrementó hasta el 436% del PIB a finales de 2018. Frente al 425% que suponía en 2017.

Los datos, recopilados por Inverco, suponen un avance en la riqueza de los hogares. Cuyo patrimonio crecería desde casi un 546% del PIB a prácticamente el 550%.

Patrimonio y riqueza inmobiliaria de las familias españolas

¿Cuáles la razón? La riqueza financiera junto a los activos inmobiliarios han aumentado el patrimonio de las familias.

Concretamente, los activos financieros han pasado de suponer el 121% del PIB (2017) al 113% (2018). Unos bienes entre los que encontramos depósitos bancarios, seguros, fondos de inversión, fondos de pensiones e inversiones en activos (renta variable,..).

Mientras que el ahorro, tal y como recogía el Banco de España, se sitúa en torno a los 2,15 billones de euros. Y el volumen del patrimonio inmobiliario no deja de crecer. animado por la rentabilidad de todo tipo de inmuebles (viviendas, oficinas, locales,..).

Al comprar una casa o alquilarla, las familias deben sufragar un desembolso que mes a mes hace mella en su presupuesto. Sin embargo, existen muchas dudas sobre dicha inversión. ¿Dónde se van la mayor parte de los gastos en vivienda? ¿Es más rentable comprar o arrendar?

La vivienda tienen un gran impacto en nuestra vida diaria. Especialmente si tenemos en cuenta su peso financiero. ¿Qué supone para una familia media el mantenimiento de su casa? ¿En qué lugar se encuentra España frente a otros países de su entorno?

Según la encuesta europea, relativa al presupuesto familiar y elaborada por Eurostat, los españoles dedican casi un 22% de sus ingresos a la vivienda. Nuestro país ocupa una posición media entre los 28 estados de la UE.

El conjunto de gastos en vivienda, incluye la mensualidad de la hipotecas o el alquiler, más el pago de suministros. Y sitúa ligeramente por encima a aquellos hogares en propiedad respecto a las viviendas arrendadas.

Se trata de un gasto importante, en sintonía con otros países, pero importante si tenemos en cuenta todo lo que ello conlleva“, apunta Luis Gualtieri. “Y que debe hacernos valorar la inversión inmobiliaria“, añade el CEO de la agencia inmobiliaria Oi Realtor.

Una manera de ahorrar y disfrutar de una calidad de vida apreciada en todo el mundo. Señala Gualtieri al hacer referencia a otros países, donde la vivienda no solo es más cara sino que también cuesta más su mantenimiento.

Gastos en vivienda en la media de Europa

Los hogares españoles ocupan la decimotercera posición en el conjunto de la Unión Europea en el mantenimiento de la casa. Ocupando prácticamente la mitad de la tabla entre los 28 estados miembros.

Según la agencia estadística Eurostat, una familia media desembolsa el 21,7% de sus ingresos entre gastos en vivienda y suministros (agua, electricidad, gas).

Porcentaje de gastos en vivienda y suministros de la Unión Europea

Por detrás de otros países como Alemania, Francia o Reino Unido. Así como de la media de la UE, situada en torno al 24,8% del salario íntegro.

El ranking lo encabeza Dinamarca y lo cierra Malta. País donde no se dedica más del 10% del salario. Aún así, cabe recordar que se trata de un gasto que apenas varía con el paso del tiempo.

¿Comprar o alquilar una vivienda?

Una variación de tan solo unas décimas tendría un impacto importante para muchas familias“, recuerda Luis Gualtieri en relación a este gasto.

Actualmente, el desembolso que deben hacer las familias que poseen una vivienda es algo mayor al de aquellas que alquilan“, recuerda el gerente de Oi Realtor. “A pesar de las importantes subidas en los alquileres en diversas ciudades“.

Por término medio, a una hipoteca en España se le destina el 17,2% de los ingresos“, recuerda Gualtieri en relación a los datos de Tinsa. “Aunque hay provincias donde se supera ese porcentaje, como Málaga, Baleares o Barcelona“.

Esfuerzo financiero para el de la hipoteca de una vivienda

Por no mencionar algunos distritos de las principales capitales, como Sarrià Sant-Gervasi (48,9%) en Barcelona o Salamanca (43,4%) en Madrid“, añade. “Zonas prime donde la vivienda está a precios precrisis“.

Un gasto máximo del 28% en España

Los gastos en vivienda se mueven dentro de unos límites“, señala Fernando Acedo (Colegio de Registradores). “Un hogar medio puede ‘comprometer’ entre un 20% y un 28% de los ingresos en el pago de la hipoteca“.

Porcentaje que supera al de un alquiler medio, situado en el 19,3% según el INE“, matiza. “Pero que permite tener un inmueble propio una vez amortizado el préstamo“.

De hecho, algunos gastos como los suministros o el mobiliario son inevitables, apunta Luis Gualtieri. “Por ello, ¿no es mejor comprar e invertir en sistemas de eficiencia energética para conseguir rebajar los gastos en vivienda lo antes posible?

Por no hablar de lo que suponen dichos gastos en otros países fuera de la órbita europea“, recuerda Gualtieri. “En China, por ejemplo, el desembolso en vivienda en torno al 35,8% de los ingresos“.

Mientras que venir a España e invertir en una propiedad puede traer consigo más calidad de vida“, finaliza. “Además de una Golden Visa“.

Según el TS, tras un proceso de divorcio, el hecho de que un miembro de la ex pareja conviva con otra persona anula el derecho a hacer uso de la vivienda familiar. Una sentencia importante que aboga por la venta del inmueble para así resolver el conflicto entre ambos cónyuges y facilitar que rehagan su vida.

El uso vivienda familiar es uno de los temas que genera más conflicto en caso de separación o divorcio de la pareja. Tanto en procedimientos de mútuo acuerdo como en asuntos contenciosos.

El destino del inmueble depende de ambos miembros de la pareja. Pudiendo venderse a una tercera persona, adjudicarse a uno de los propietarios, compensando a la otra parte, o cederse a uno de los cónyuges. Habitualmente el que se hace cargo de los hijos menores. Sin dejar por ello de existir la copropiedad.

Se trata, esta última, de una decisión más o menos acordada. Que permite que la propiedad siga siendo la vivienda familiar. Sin embargo, con el paso del tiempo es posible que ambos cónyuges acaben rehaciendo su vida.

¿Qué sucede entonces con la vivienda familiar? Una reciente sentencia del Tribunal Supremo ha venido a solventar ciertas dudas. En lo relativo a la convivencia en el marco de una nueva relación.

Concretamente, el Alto Tribunal dictamina que convivir con una nueva pareja tras el proceso de divorcio extingue el derecho a usar dicha vivienda familiar. Decisión ante la que resulta mucha más recomendable vender el inmueble.

Límites al uso de la vivienda familiar

El Tribunal Supremo considera que una persona divorciada debe desistir en el derecho a usar la vivienda familiar, con sus hijos, cuando tiene una nueva pareja que ha entrado a vivir en la casa. Se pierde así, según el Alto Tribunal, el concepto de “vivienda familiar“. Porque el ex cónyuge pasa a formar parte de una familia diferente.

Hasta ahora, el progenitor que se hacía cargo de los hijos acostumbraba a quedarse en el domicilio familiar. Tanto si rehacía su vida con otra pareja como si no. Sin embargo, la nueva sentencia obligará a vender la vivienda y repartir el dinero. O bien comprar a la expareja la mitad de la vivienda familiar. Algo que beneficia, sobre todo, al progenitor que ha tenido que irse de casa.

Sentencia Pleno Hipotecas (1) by on Scribd

Los abogados entienden que, del mismo modo que pasaba con las pensiones compensatorias, la nueva pareja no debería tener derecho a beneficiarse de la vivienda familiar. Porque no la paga.

La sentencia del TS considera además que los hijos menores no acaban quedando desprotegidos. Ya que de ningún modo se les niega el derecho a una vivienda. Es más, en caso de que con el importe por la venta del piso los hijos no puedan acceder a otra vivienda en buena condiciones, el juez podrá fijar un complemento de pensión. A cargo del otro progenitor.

Precedentes de un fallo histórico

Con esta nueva doctrina, el Supremo revalida los argumentos valorados por la Audiencia Provincial de Valladolid. Tribunal que no admitió el alegato del fiscal en el caso de una mujer que tenía derecho a uso de la vivienda familiar con sus hijos menores.

La fiscalía acabó recurriendo la sentencia, tras considerar que lo que se debía tener en cuenta es el interés de los hijos menores. Y no el patrimonio de los progenitores. En ese sentido, el Supremo aclara que en ningún momento se cuestiona la libertad para emprender una nueva relación. Pero sí que dicha libertad se use en perjuicio de otra persona. En esta ocasión, el progenitor que no cuenta con la custodia.

¿Qué hacer con la vivienda familiar en caso de ruptura matrimonial?

Para el TS, es evidente que una nueva relación de pareja tras la ruptura debe influir tanto en la pensión compensatoria como en el derecho a convivir en la vivienda familiar e incluso en el propio interés de los hijos.

Proceder a la venta del inmueble y repartir las ganancias entre ambos cónyuges es la mejor opción para resolver el problema“, añade Luis Gualtieri. “Una posibilidad que facilitamos desde la agencia inmobiliaria Oi Realtor, con el servicio ‘Compramos tu casa“.

El hecho de repartir una herencia sin conocer la voluntad del testador pone a prueba la unión de muchas familias. Herencias sin testamento que pueden derivar en situaciones inevitables cuando resulta imposible poner de acuerdo a todos los herederos.

Las herencias pueden provocar muchos dolores de cabeza. Tanto por disputas familiares, a veces insalvables, como por problemas financieros derivados del pago de impuestos.

Contratiempos que, en parte, se pueden evitar planificando la cuestión sucesoria y dejando clara la voluntad en un testamento. Los expertos recomiendan hacer testamento tan pronto como se sea dueño de un bien. Aunque siempre contando con la ayuda de un auténtico profesional.

Al repartir es tan importante individualizar cada bien o confeccionar cada lote como estudiar todos los detalles legales. Recurriendo incluso a la figura de un albacea.

Por otro lado, la posibilidad de donar en vida también acarrea el pago de muchos impuestos. Aunque puede ser mejor legar dinero antes que bienes a repartir después. A pesar de que Hacienda se lleve una parte.

Hacer testamento es más importante cuanto mayor sea la familia o el número de herederos“, señala Luis Gualtieri. “¿Cuántos hermanos, sobrinos o nietos dejaron de hablarse tras repartirse una herencia?“, añade el CEO de la agencia inmobiliaria Oi Realtor. “¡Tantos que resultaría imposible contarlos!“.

Por qué dejar herencias sin testamento

La falta de previsión del testador puede derivar en diversos conflictos al repartir la herencia.

Por un lado, las herencias sin testamento. Origen de muchos problemas, ya que los descendientes deben ponerse de acuerdo. En Cataluña, por ejemplo, existe derecho a la legítima. El equivalente a una cuarta parte de la herencia, que debe repartirse entre todos los herederos.

La necesidad de planificación la sucesión y hacer testamento

A su vez, el cónyuge tiene derecho al usufructo. Con ello, los hijos no pueden reclamar la legítima mientras uno de los progenitores sigue vivo. Circunstancia que puede derivar en conflictos familiares. Aunque legalmente, se puede cambiar dicho usufructo universal por una cuarta parte más del usufructo de la vivienda habitual. Algo que desconocen muchos herederos.

Por otro lado, existen las llamadas herencias ‘envenenadas’. Aquellas que poseen más deudas que el propio valor de la herencia. Si existe testamento a favor de los descendientes, conviene avisarlos.

Evitando así que se asuman las deudas y abriendo la posibilidad a hacer aceptación en beneficio de inventario. Circunstancia que limita la responsabilidad del heredero, ante las deudas del difunto, a la parte del importe de los bienes que se perciben en herencia.

Repartir la propiedad de un provindiviso

Cuando, en herencias sin testamento, los hijos reciben la nuda propiedad (jurídicamente ‘proindiviso’) frente al usufructo del cónyuge, puede producirse un problema si alguno necesita vender. Ya que debe ponerse de acuerdo con sus hermanos para la transmisión.

El primer problema surge cuando uno de los descendientes es menor de edad. situación que provoca aún más papeleo.

El problema del proindiviso en las herencias sin testamento

También puede suceder que alguno de los hijos del difunto, estando casado y con hijos, muera. Circunstancia ante la que el proindiviso quedaría repartido entre hermanos y sobrinos, a cargo de la nuera o el yerno del difunto si son menores de edad.

Estos casos, más comunes de lo aparente, hacen que las herencias sin testamento tengan fatales consecuencias. No sólo provocando conflictos familiares, sino incluso la pérdida del patrimonio familiar.

Una situación que, de haberlo sabido, el testador hubiera querido evitar. O dejando claro el reparto o vendiendo los inmuebles en vida para legar únicamente una parte de su valor correspondiente.

Saber la situación del patrimonio familiar

Una de las primeras decisiones que deberían tomar los herederos es averiguar la situación del patrimonio familiar“, señala Luis Gualtieri. “No son pocos los propietarios que, sin hacer testamento, afirman legar una casa o piso a sus hijos. Cuando dicho inmueble no es de su propiedad sino que pertenece a una sociedad“.

Son dos situaciones diferentes. Como también lo es saber la voluntad del testador“, puntualiza. “Porque puede nombrar herederos universales, legar bienes concretos a sus herederos, e incluso realizar pactos sucesorios“.

Patrimonio familiar en peligro por herencias sin testamento

Esta última es una posibilidad interesante, especialmente si los herederos deben asumir una empresa familiar“, matiza. “Sin olvidar que puede que el testador quiera proteger de manera especial a alguno de sus herederos. Como puede ser el cónyuge, que habitualmente desconoce todos sus derechos. Como el de la cuarta viudal, el usufructo o el año de viudedad“.

Aunque también suceder todo lo contrario. “Es decir, el deseo expreso de que no herede un yerno o una nuera“, finaliza Gualtieri. “Circunstancia que se puede solventar mediante un fideicomiso que preserve el patrimonio de cara a los nietos“.

Importancia de la fiscalidad en las herencias

La tributación es uno de los aspectos más importantes al hacer testamento. Puede resultar más interesante legar en favor de los hijos, si el cónyuge es muy mayor. Ya que volverían a tributar cuando el segundo progenitor muera.

También conviene saber quien tiene derecho a la legítima. Es decir, la facultad de los hijos a participar en la herencia por una cuarta parte del total. Cantidad que aquellos designados como herederos deberán descontar de su parte.

Por ello, planificar y hacer testamento resultan fundamentales para que se vean cumplidos los deseos del testador. Algo en lo que conviene contar la ayuda de profesionales legales y planificar con gestores patrimoniales.

¿Por qué no vender antes para evitar un problema después? Desde Oi Realtor ofrecemos el servicio ‘Vender tu casa‘. La opción más rápida, rentable y fácil para dar una salida al patrimonio familiar.

Un proceso de separación o divorcio afecta por igual a ambos miembros de la pareja. Sin embargo, como mínimo, uno de los dos debe abandonar la vivienda familiar tras la ruptura. ¿Cómo afrontar este proceso y buscar casa tras el divorcio o la separación?

Anualmente se producen miles de rupturas de parejas. Ya sean nulidades, separaciones o divorcios, una de las primeras cuestiones a resolver es el tema de la vivienda.

¿Quién debe irse de casa? ¿Conviene vender la vivienda? ¿Cómo se reparten los gastos?

Con cada ruptura, un montaña rusa de emociones y problemas familiares se pone en marcha. No solo por los trámites que supone la separación o el divorcio, sino también por el proceso de venta de la vivienda familiar. Además del correspondiente cambio de domicilio.

¿Dónde me iré a vivir ahora? Esa es la gran duda que asalta, como mínimo, a uno de los miembros de la pareja.

Un largo proceso que lleva su tiempo

Sea divorcio o separación, la ruptura complica el día a día de una pareja. Aunque exista mutuo acuerdo.

Por un lado, deben solventarse diferentes trámites para que el proceso sea llevado a cabo de manera efectiva.

Y por el otro, conviene negociar diversos aspectos como el convenio regulador o la custodia de los hijos si existen menores. Y, como no, la búsqueda de casa tras el divorcio.

Un obstáculo realmente difícil, ya que la vivienda familiar acostumbra a ser uno de los activos más valiosos de una pareja. Y su uso efectivo deberá repartirse entre ambos miembros.

¿Qué hacer con la vivienda familiar?

La persona que abandona la vivienda familiar debe buscar un nuevo hogar que se adapte a las circunstancias y permita llevar una nueva vida sin excesivos problemas (económicos, de comunicación, espacio,..).

Una posibilidad interesante es invertir en una nueva casa. Se venda o no la vivienda familiar. Si existen hijos menores en común, y un régimen de gananciales o separación de bienes, el juez puede otorgar el uso y disfrute hasta que sean mayores de edad.

Vender la casa tras el divorcio de la pareja

Si no es así, la venta del inmueble es la solución más inteligente. Ya que permite repartir el dinero obtenido y cancelar la hipoteca en común.

Aunque también puede tratarse de una vivienda familiar en alquiler. En cuyo caso, la rescisión del contrato solventa rápidamente el problema y permite seguir adelante sin más dilación. Siempre que no existan cláusulas en el contrato de alquiler y se lleve menos de seis meses residiendo en la vivienda familiar.

¿Dónde buscar casa tras el divorcio?

Tanto si la persona quiere comprar una vivienda como si decide alquilarla, conviene buscar asesoramiento experto. Como el que ofrece la agencia inmobiliaria Oi Realtor.

Se trata de un proceso que requiere de dedicación y pericia en la búsqueda“, señala Luis Gualtieri (CEO de Oi Realtor). “Cambiar de residencia conlleva ciertos aspectos legales y bancarios que un profesional conoce bien“.

Al vender sacando el máximo partido a la operación, y al comprar encontrando el inmueble que mejor se ajusta a las necesidades.

Si, por el contrario, se desea alquilar temporalmente conviene tener en cuenta todos los factores para adaptarse al nuevo hogar.  Si existen hijos menores lo mejor es no cambiar de zona, para normalizar el cambio. Y en caso de no existir niños, ésta puede ser una oportunidad para buscar una casa tras el divorcio en un lugar bien comunicado con el trabajo, el aeropuerto,..

Trámites y negociaciones en los procesos de separación y divorcio matrimonial

En ese sentido, un experto puede ser el mejor asesor no solo en la búsqueda de vivienda sino también en y la gestión financiera de la operación“, señala Luis Gualtieri.

¿Cómo financiar una nueva vida?

En caso de decidir la compra de una vivienda conviene tener en cuenta las condiciones de las hipotecas y los gastos que conlleva la operación.

Desde los tipos de interés, especialmente ahora que el tipo fijo es muy atractivo, a la inversión inicial. Sin olvidar el pago de impuestos al comprar, como el IVA, el ITP o los AJD. Además de los gastos corrientes (suministros, IBI, comunidad,..).

Una inversión importante para comenzar con buen pie una nueva vida“, recuerda Gualtieri. “Una decisión que puede implicar a ambos miembros de la pareja si el objetivo es vender la casa, en la que Oi Realtor puede ser el socio perfecto“.

Durante el segundo trimestre de 2018, el número de separaciones y divorcios en España se ha incrementado en un 1,7% respecto al año anterior. Procesos que acostumbran a llevar consigo la necesaria venta de la vivienda familiar.

Hay dos hechos incuestionables en el mundo de la pareja. Las vacaciones ponen a prueba las relaciones más sólidas y la economía pone a prueba las rupturas más inevitables.

Según la última estadística del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el número de disoluciones matrimoniales se incrementó en un 1,7% durante el segundo trimestre del año.

Más de 28.000 procesos de divorcio y casi 1.500 separaciones se llevaron a cabo entre los meses de abril y junio de 2018. En circunstancias así resulta inevitable no recordar una reciente noticia llegada desde China.

Los tribunales del país asiático han comenzado a tomar medidas para hacer frente al importante aumento del número de separaciones. Concretamente, imponiendo a las parejas un plazo de dos semanas a tres meses de espera antes de continuar con el proceso de separación.

Un periodo de ‘reflexión’ para que cada pareja reciba asesoramiento matrimonial, y evitar así las complicaciones que conlleva un divorcio. Desde negociar la custodia de los hijos a repartir las propiedades que posean en común.

Este último problema es común en todo el mundo, incluidas las parejas españolas. Y supone un importante obstáculo para llegar a un acuerdo amistoso que permita poner fin a la relación.

Aumentan todas las disoluciones matrimoniales

Según los datos del Consejo General del Poder Judicial, durante el segundo trimestre del año han aumentado todo tipo de disoluciones matrimoniales. A excepción de los divorcios con acuerdo que caen un 0,1% hasta sumar 17.077 procesos.

En lo relativo al resto, los procesos de divorcio no acordadas se han disparado un 4% (11.986 demandas). Mientras que las separaciones consensuadas aumentaron un 5,4% (983 demandas).

Por su parte, las separaciones no consensuadas crecieron un 5,9% (466 demandas). Y finalmente, también cabe señalar una caída del 11,1% en las nulidades que sumaron un total de 32 demandas.

La tendencia apunta a una reducción de los divorcios con acuerdo y un aumento de las demandas no amistosas, que suman cerca de 12.000 procesos.

Mayores tasas en Canarias y Comunidad Valenciana

A nivel porcentual, la mayor tasa de separaciones y divorcios en España se reparte entre Canarias (7,7 demandas por cada 10.000 habitantes) y la Comunidad Valenciana (7,5 demandas).

Por delante de Cataluña (7 demandas), La Rioja (6,9), Andalucía (6,8), Baleares (6,8) y Murcia (6,7).

Estadística de separaciones y divorcios en España

Todas estas comunidades se encuentran por encima de la media nacional: 6,5 demandas por cada 10.000 habitantes.

Mientras que en el otro extremo, Castilla y León (4,8 demandas), Aragón (5,2) y País Vasco (5,3). Las comunidades con menor número de disoluciones matrimoniales.

Vivienda familiar en los divorcios en España

Los divorcios en España, ya sean con mutuo acuerdo o contenciosos, acostumbran a tener un tema muy espinoso: el destino de la vivienda familiar.

Por un lado, uno de los miembros de la pareja puede atribuirse el uso de la vivienda, mientras persiste la copropiedad de la misma. Y por el otro, puede venderse el inmueble a un tercero o adjudicarse a uno de los propietarios, con la correspondiente compensación económica.

De no existir acuerdo sobre la propiedad, debe ser el juez quien determine el destino de dicha vivienda familiar. Prevaleciendo la protección de los hijos menores si es que existen. O atribuyéndose el uso al miembro de la pareja más desfavorecido económicamente.

Acuerdo en el uso de la vivienda familiar tras el divorcio

Aunque también se puede tomar la decisión de vender la propiedad. En ese caso, y para obtener el máximo rendimiento en la operación, Oi Realtor pone a disposición de los copropietarios su servicio ‘Compramos tu casa‘.

Con él, nuestra agencia inmobiliaria se compromete a gestionar la venta en pocos días. Con la atención personalizada de un agente en las primeras 24 horas, una tasación profesional totalmente gratuita y un compromiso de compra al contado en un máximo de 48 horas.

¡Todo lo necesario para que no poner freno a una nueva vida!

La convivencia a jornada completa y las crisis de pareja son dos cosas inevitablemente vinculadas al verano. Causa y efecto que conducen a una ruptura no exenta de problemas. Entre ellos, encontrar una salida a la vivienda tras el divorcio.

Con el final de las vacaciones de verano llega una época con un buen número de separaciones y divorcios. Las estadísticas son claras: más del 40% de las rupturas matrimoniales en España tienen su origen tras el periodo estival.

Cada pareja tiene sus propias circunstancias, pero los momentos de descanso ponen a prueba a miles de matrimonios. Y, con la ruptura, también a las finanzas en común. Desde ahorros y fondos de inversión hasta diversos inmuebles.

El coste de un proceso de divorcio puede llegar a multiplicarse por ocho en función de si la pareja llega o no a un acuerdo. Aunque, seguramente, lo peor llega en el momento de la repartición de bienes.

Un proceso en el que tanto la vivienda familiar como el resto de inmuebles son habitualmente motivo de disputa.

España, entre los países con mayores tasas de divorcio

A cada minuto se producen cinco nuevas rupturas matrimoniales en España. Entre divorcios, separaciones y nulidades.

En ese sentido, nuestro país se encuentra entre los más destacados de Europa. Con siete de cada diez matrimonios destinados a la ruptura, frente a una media europea de cinco de cada diez.

Cifra que no deja de crecer si atendemos a los datos del Instituto Nacional de Estadística. Donde se alerta que el número de divorcios se ha incrementado en un 0,3% interanual. Registrándose un total de 96.824 divorcios, 4.353 procesos de separación y 117 nulidades matrimoniales al año.

¿Qué sucede con la vivienda tras la sentencia de divorcio?

En el último año registrado (2016), se produjeron 101.292 rupturas. Equivalentes a una tasa de 2,2 casos por cada 1.000 habitantes. Aunque cada uno de estos procesos supone algo más que el final de la vida en común. También lleva consigo una serie de gastos que se incrementan en función de la falta de acuerdo de la pareja.

La importancia del régimen económico de la pareja

El ‘coste’ de un proceso de divorcio puede situarse entre los 450 y los 600 euros, si se trata de un ‘divorcio express. Con acuerdo entre ambas parte. Un gasto que llega a moverse entre los 1.500 y los 3.600 euros en los divorcios contenciosos. Circunstancia habitual si hay hijos menores de por medio.

Pudiendo llegar el litigio legal hasta los 15.000 euros, si el patrimonio en disputa es elevado. Según estadísticas de Self Bank. Y es que, además del gran desembolso durante los trámites del proceso, la ruptura lleva consigo el reparto de los bienes de la pareja.

Sin duda, dividir el patrimonio es uno de los principales conflictos durante un proceso de divorcio. El reparto depende,en buena medida, del régimen económico que sustentaba el matrimonio.

En caso de bienes gananciales, el patrimonio debe ser dividido entre ambos tras el acuerdo o la sentencia. A excepción de bienes con carácter privativo, obtenidos previamente o fruto de donativos o herencias.

Mientras que si existe separación de bienes, cada uno de los cónyuges mantiene su patrimonio de manera independiente. Incluso si se obtiene algún bien de manera conjunta.

Del hogar familiar a la vivienda tras el divorcio

En la repartición de bienes quedan afectados un diverso tipo de pertenencias. Como:

1.- Fondos de inversión, que se reparten al 50% en caso de régimen de gananciales
2.- Joyas y obras de arte, que deben ser tasadas para poder repartirse
3.- Cuentas y tarjetas de crédito, que han de ser actualizadas e incluso liquidadas para evitar gastos insospechados
4.- Planes de pensiones, cuya titularidad privada está por encima del régimen matrimonial

Entre los bienes más disputados en la pareja destaca la vivienda tras el divorcio

Aunque si algún bien es motivo de disputa en una ruptura, son los inmuebles. ¿Qué sucede con la vivienda tras el divorcio?

Es muy importante que, al escriturar la vivienda, quede reflejado si alguno de los cónyuges aporta una mayor cantidad de dinero en la operación de compraventa. Del mismo modo que debería mencionarse si la cantidad aportada corresponde a una herencia o una donación.

Los detalles sobre la cantidad aportada y el origen de la misma permiten hacer un reparto proporcional y equitativo.

Sin olvidar que, desde la perspectiva fiscal, el pago de impuestos es menor si se ha realizado una extinción de condominio. Frente a la decisión más fácil, y cara, que toman muchas. Es decir, ir al notario y firmar una nueva escritura de compraventa por la transmisión de una parte del inmueble al otro cónyuge.

En ese sentido, la inmobiliaria Oi Realtor pone a disposición de las parejas su servicio ‘Te compramos tu casa‘.

¡La mejor garantía para una venta rápida y rentable de la vivienda tras el divorcio!

La cantidad de dinero que los hogares españoles poseían a finales de 2017 ha alcanzado máximos históricos. Elevando el patrimonio de las familias por encima incluso de la ‘precrisis’.

Durante los años de la crisis financiera, han sido muchas las dudas financieras que han asaltado los españoles. Ha sido casi una década de reducción en el endeudamiento y confianza en el ahorro y las inversiones rentables.

Este puede ser el resumen de las ‘Cuentas Financieras de la Economía Española. 4º Trimestre 2017‘, publicado recientemente por el Banco de España.

Un documento en el que se hace énfasis la caída de la deuda bruta, tanto de empresas como de familias, a lo largo de 2017. Un 8,6% inferior a la del año anterior.

Una cifra que ha elevado el patrimonio de las familias como nunca antes. Disparando en un 3,8% su riqueza, elevando en un 1,3% su participación en fondos de inversión y reduciendo en un 1% el ahorro en forma de depósitos.

Esta actividad durante el último años ha llevado el patrimonio de las familias hasta los 1.373 millones de euros. Una cantidad equivalente al 118% del Producto Interior Bruto (PIB).

Coincidiendo en un gran momento para la inversión inmobiliaria. Tanto por revalorización en la venta de activos como por rentabilidad en su arrendamiento.

Buena salud financiera de los hogares

En los años de la crisis, los depósitos y el dinero en efectivo pasaron por delante de los fondos de inversión y las participaciones en el capital.

Hoy, esa situación se ha revertido. A lo largo de 2017, cuentas corrientes, fondos y seguros fueron capaces de captar 120.000 millones de euros.

Hasta llevar a los fondos de inversión a su máximo histórico. En detrimento del efectivos y la contratación de depósitos bancarios.

El balance financiero de los hogares no deja lugar a dudas.

Endeudamiento y patrimonio de las familias, según el Banco de España

Por un lado, el dinero de las cuentas corrientes ha pasado de los 307.293 millones de euros (2010) a los 579.844 millones (2017). Prácticamente el doble en solo siete años.

Mientras que las participaciones en el capital y fondos de inversión han subido desde los 521.070 millones de euros (2010) a los 863.368 millones (2017).

Aunque tampoco se quedan atrás los derechos sobre seguros, pensiones y garantías. cuyo capital se ha incrementado desde los 278.172 millones de euros (2010) a los 352.928 millones (2017).

El patrimonio de las familias toca máximos

Los 120.000 millones ‘movidos’ a lo largo de 2017 suponen un hito histórico para los hogares españoles. Nunca antes una parte tan importante del patrimonio de las familias había tenido como destino los fondos de inversión.

A finales del año pasado, los activos financieros en manos de particulares ascendían a 2,147 billones de euros. Una cantidad que, tras descontar unos 775.000 millones de deuda, sitúa la riqueza de los hogares en 1,37 billones de euros.

Un 3,8% por encima del patrimonio alcanzado a finales de 2016. En un contexto de tipos bajos, que incentiva la inversión, y de poca rentabilidad en el ahorro.

El patrimonio de los familias toca máximos históricos tanto en ahorro como en inversión

Ese crecimiento de casi cuatro puntos en el patrimonio de las familias parece no atender al estancamiento salarial y a la pérdida de poder adquisitivo. ¿Cómo puede explicarse?

Básicamente porque la Bolsa ha cerrado un buen año y que el endeudamiento se ha reducido. El hecho de que la riqueza total ascienda a 1,37 billones de euros no responde a las finanzas de una familia estándar, sino al patrimonio de las rentas más altas.

El Banco de España no duda en apuntar que el incremento de los activos financieros viene dado por la mejora de los precios de los activos de renta variable y por la compra de activos financieros. De hecho, se han invertido 30.000 millones de euros más en este tipo de productos y los que ya invertidos se han revalorizado por valor de 20.000 millones.

Los fondos de inversión ganan participantes

Fondos y seguros pasan por un excelente momento, aunque en dos contextos diferentes.

Por un lado, los fondos de inversión han conseguido un rendimiento neto de 5.909 millones de euros durante 2017. Prácticamente el triple que un año antes, 2.039 millones (2016).

Mientras que el patrimonio de dichos fondos aumentó en un 11,49% hasta situarse en 265.194 millones.

Los fondos de inversión triplican el número de participantes

Por el otro, los fondos de seguros y pensiones han alcanzado su máximo histórico con 352.928 millones. Aunque este patrimonio todavía sigue lejos del porcentaje que mueven la mayoría de países europeos.

A pesar de la existencia de una conciencia social sobre el futuro de las pensiones, en España no existe el hábito de invertir en fondos de pensiones. Su baja rentabilidad y la existencia de otros productos con mucho mayor beneficio es indudable.

¡Estamos pensando, como no, en la inversión inmobiliaria!