“Entre la falta de suelo edificable y las políticas municipales de vivienda, muchos compradores huyen del centro urbano”, afirma Luis Gualtieri. Algunas grandes ciudades como Barcelona ven crecer el interés por su parque residencial, mientras el suelo para viviendas escasea en el casco histórico.

El acuerdo que obliga a los promotores a edificar un 30% de vivienda social está moviendo la actividad lejos de las emblemáticas calles de Barcelona. “¿Dónde? A zonas metropolitanas y áreas logísticas bien comunicadas“, señala Luis Gualtieri.

Los expertos tienen cada vez más claro que el futuro de la vivienda urbana pasa por las áreas metropolitanas. “Barcelona es un claro ejemplo de ello“, asegura el responsable de la agencia inmobiliaria Oi Realtor. “La saturación del espacio urbano en la ciudad condal y las trabas en la concesión de permisos hacen inevitable que los promotores se trasladen lejos del centro“.

Promover en zonas metropolitanas permite aumentar la oferta del parque de viviendas“, señala Luis Gualtieri. “Para dar respuesta a la creciente necesidad de la población se necesita más suelo para viviendas a un precio asequible“.

Una característica a la que no se ajustan solares y edificios en el centro urbano“, añade. “Más adecuados para proyectos de alto standing“.

En Barcelona, como en otras capitales, la construcción de grandes promociones residenciales pasa inexcusablemente por llevar las grúas al área metropolitana. Igual que sucedió en el 22@ hace ya algunas década.

¿Solución? Suelo para viviendas metropolitano

Aunque las áreas metropolitanas cuentan con una importante reserva de suelo, conviene administrarlo con cuidado“, asegura el responsable de Oi Realtor.

El espacio disponible en los alrededores de las grandes ciudades también es limitado“, señala. “De hecho, la ocupación de este tipo de suelo ha pasado del 40% al 47% en los últimos veinte años“.

Ciertamente, la posibilidad de crear ciudades metropolitanas no debe asociarse a la idea de grandes barrios periféricos. Un modelo urbano que ha quedado obsoleto. El concepto debería ser el de una ciudad que aprovecha y reconvierte zonas industriales en barrios que acojan nuevas viviendas.

Barcelona como ciudad donde se agota el suelo para viviendas en el centro urbano

Un ejemplo: Las 3.776 hectáreas de suelo industrial que posee el área metropolitana de Barcelona equivalen a una tercera parte del suelo residencial existente. “Se trata de 254 zonas diferentes. De las que 48 no tienen actividad y en 59 apenas se alcanza un 60% de actividad económica“, aclara Luis Gualtieri.

Unas zonas con una potencialidad enorme que conviene desarrollar estratégicamente“, sentencia.

Vida urbana en las nuevas zonas de influencia

“A pesar de todo, aún tenemos una imagen muy obsoleta de las zonas industriales”, añade Gualtieri. “Bastante incompatibles con la de un barrio residencial integrado en la vida urbana”.

“Pero las tendencias urbanísticas hacen que poco a poco dejemos atrás esa idea preconcebida”, matiza. “De hecho, las grandes promotoras trabajan hoy en día desarrollando proyectos en zonas dotadas con todo tipo de servicios”

Los nuevos proyectos residenciales están plenamente integrados en la trama urbana. Y cuentan incluso con un entorno cuidado hasta el último detalle. Muchos expertos opinan que las posibilidades que ofrecen conjuntamente tecnología y urbanismo permiten ofrecer viviendas con una mayor calidad de vida.

¿Por que ha de ser necesario vivir en el centro urbano para tener acceso a todo lo necesario? Hoy en día existen casas en venta en Maresme o pisos en venta en Sitges con tanta o más demanda que muchos barrios de Barcelona. Sin tener que renunciar a vivir en primera linea de mar.

Los mismo sucede con otros municipios interiores. ¿Que tiene una vivienda en la zona alta de Barcelona que no puedan ofrecer casas en venta en Sant Cugat o pisos en venta en Esplugues?

Por ello conviene mirar hacia las diferentes coronas metropolitanas. Como nuevas zonas capaces de enriquecer la oferta residencial de una gran ciudad.

Nuevas actividades e industrias en la ciudad

En Barcelona ciudad, esta idea comenzó a tomar forma con la transformación del distrito 22@. Uno de los mayores planes urbanísticos de toda Europa.

El proyecto que transformó un antiguo suburbio industrial barcelonés en una nueva zona de residencial y empresarial.

Las antiguas zonas industriales pueden dotar a las ciudades de suelo para viviendas

Hoy, esta zona reúne a las empresas más innovadoras del mundo junto a startups que acaban de nacer. Algo parecido a lo que se quiere hacer en la Zona Franca con el futuro hub de impresión 3D.

Multinacionales como HP ya han mostrado interés por instalarse en esta nueva zona empresarial. Excelentemente comunicada con Barcelona y dotada de abundante espacio para la edificación. Tanto de oficinas como de complejos residenciales.

El innovador distrito 22@​ o el nuevo hub digital de la Zona Franca son ejemplo de como se puede transformar el suelo industrial“, finaliza Gualtieri. “Dando entrada a nuevas actividades empresariales y equipamientos residenciales“.

 

Autor

Escribe un comentario