En un escenario de desaceleración económica, algunas entidades se atreven con créditos hipotecarios cada más agresivos. Una guerra bancaria protagonizada por ofertas de hipotecas que buscan atraer a nuevos clientes.

Las entidades bancarias están jugando una importante batalla en el terreno de los préstamos hipotecarios. Con hipotecas cada vez más a la baja.

Con la cuenta atrás, para la entrada en vigor efectiva, de la nueva ley hipotecaria, los bancos se apresuran en actualizar su oferta de hipotecas, .

En un escenario en que los diferenciales de las hipotecas no dejan de subir, el sector apuesta por la oferta de préstamos hipotecarios a tipo fijo. Unos créditos que ya representan un 60% de las nuevas hipotecas.

Una competitividad bancaria dela que saldrá beneficiado el cliente“, señala Marian Fuset. “En su búsqueda por financiar la compra de vivienda al mejor precio“, añade desde la agencia inmobiliaria Oi Realtor.

La banca paga la desaceleración económica

La reciente decisión del Banco Central Europeo de aplazar la posible subida de tipos de interés, sin una fecha fija, ha tenido efectos directos en los bancos. A consecuencia de la evolución económica.

Fenómeno que ha provocado unas estrategias, todavía más agresivas, en las entidades bancarias. Especialmente en la oferta de hipotecas, tanto a tipo fijo como variable.

Solo en Cataluña, la competencia entre las entidades ha crecido un 24% durante el último trimestre de 2018“, asegura Marian Fuset (Oi Realtor). “Unos datos del Consejo General del Notariado que se han agudizado en el inicio de 2019“.

Las entidades bancarias se enfrentan en su oferta de hipotecas

La mayoría de las entidades se han sumado a esta guerra hipotecaria con ofertas muy agresivas“, añade. “Habitualmente, los bancos ofrecen intereses más bajos en hipotecas cortas (en torno a los diez años) y los suben a medida que aumenta la fecha de vencimiento“.

¿Escojo tipo fijo o apuesto por variable?

Las hipotecas a tipo fijo son las que ofrecen un interés sin variación durante todo el periodo del préstamo. Frente a los créditos a tipo variable,cuyo interés va variando en función del indicador de referencia. Habitualmente el euribor. Al que se suma un diferencial.

Por poner un ejemplo, si la hipoteca parte de un euribor del 0,5% junto a un diferencial de 2 puntos, el interés sería del 2,5%. Aunque el tipo de interés varía todos los días, este toma como referencia las indicaciones marcadas desde el Banco Central Europeo.

Con consecuencias en las préstamos a tipo variable. También por el aplazamiento de las subidas de tipos que actualmente lleva a cabo el BCE.

Aportar por un préstamo a tipo fijo frente o otro a tipo variable depende de diversos factores. Desde las preferencias de cada cliente a su situación personal. Siendo las hipotecas variables interesantes en momentos como el de ahora, con intereses cercanos al 0%.

¿Qué beneficia más al cliente hoy en día?

Por otro lado, las hipotecas fijas ofrecen estabilidad frente al riesgo de los préstamos con largos periodos de amortización. Donde el incremento de los intereses puede sorprender con el paso de los años.

Tipo de interés fijo o variable en la oferta de hipotecas

En entornos de intereses bajos, las hipotecas a tipo fijo son menos rentables para el comprador“, afirma Marian Fuset. “Al tiempo que dan mayor seguridad, por tener la garantía de una cuota estable sin depender del euribor“.

Un tipo de préstamo por el que la banca apuesta claramente. Ya que puede cobrar mayores intereses durante los primeros años del préstamo. Además de asegurarse unos ingresos fijos e inalterables a lo largo de toda la vida del préstamo. Y que la nueva ley hipotecaria fomenta, abaratando los gastos por cambiar de tipo variable a fijo.

Aunque también hay que tener en cuenta otras cuestiones. Como las diferencias entre tasa anual equivalente (TAE) y tipo de interés nominal (TIN). Siendo el TIN aquel que los clientes pagan como interés y el TAE la suma del TIN junto a otros conceptos derivados del préstamo.

Autor

Escribe un comentario