Al comprar una casa o alquilarla, las familias deben sufragar un desembolso que mes a mes hace mella en su presupuesto. Sin embargo, existen muchas dudas sobre dicha inversión. ¿Dónde se van la mayor parte de los gastos en vivienda? ¿Es más rentable comprar o arrendar?

La vivienda tienen un gran impacto en nuestra vida diaria. Especialmente si tenemos en cuenta su peso financiero. ¿Qué supone para una familia media el mantenimiento de su casa? ¿En qué lugar se encuentra España frente a otros países de su entorno?

Según la encuesta europea, relativa al presupuesto familiar y elaborada por Eurostat, los españoles dedican casi un 22% de sus ingresos a la vivienda. Nuestro país ocupa una posición media entre los 28 estados de la UE.

El conjunto de gastos en vivienda, incluye la mensualidad de la hipotecas o el alquiler, más el pago de suministros. Y sitúa ligeramente por encima a aquellos hogares en propiedad respecto a las viviendas arrendadas.

Se trata de un gasto importante, en sintonía con otros países, pero importante si tenemos en cuenta todo lo que ello conlleva“, apunta Luis Gualtieri. “Y que debe hacernos valorar la inversión inmobiliaria“, añade el CEO de la agencia inmobiliaria Oi Realtor.

Una manera de ahorrar y disfrutar de una calidad de vida apreciada en todo el mundo. Señala Gualtieri al hacer referencia a otros países, donde la vivienda no solo es más cara sino que también cuesta más su mantenimiento.

Gastos en vivienda en la media de Europa

Los hogares españoles ocupan la decimotercera posición en el conjunto de la Unión Europea en el mantenimiento de la casa. Ocupando prácticamente la mitad de la tabla entre los 28 estados miembros.

Según la agencia estadística Eurostat, una familia media desembolsa el 21,7% de sus ingresos entre gastos en vivienda y suministros (agua, electricidad, gas).

Porcentaje de gastos en vivienda y suministros de la Unión Europea

Por detrás de otros países como Alemania, Francia o Reino Unido. Así como de la media de la UE, situada en torno al 24,8% del salario íntegro.

El ranking lo encabeza Dinamarca y lo cierra Malta. País donde no se dedica más del 10% del salario. Aún así, cabe recordar que se trata de un gasto que apenas varía con el paso del tiempo.

¿Comprar o alquilar una vivienda?

Una variación de tan solo unas décimas tendría un impacto importante para muchas familias“, recuerda Luis Gualtieri en relación a este gasto.

Actualmente, el desembolso que deben hacer las familias que poseen una vivienda es algo mayor al de aquellas que alquilan“, recuerda el gerente de Oi Realtor. “A pesar de las importantes subidas en los alquileres en diversas ciudades“.

Por término medio, a una hipoteca en España se le destina el 17,2% de los ingresos“, recuerda Gualtieri en relación a los datos de Tinsa. “Aunque hay provincias donde se supera ese porcentaje, como Málaga, Baleares o Barcelona“.

Esfuerzo financiero para el de la hipoteca de una vivienda

Por no mencionar algunos distritos de las principales capitales, como Sarrià Sant-Gervasi (48,9%) en Barcelona o Salamanca (43,4%) en Madrid“, añade. “Zonas prime donde la vivienda está a precios precrisis“.

Un gasto máximo del 28% en España

Los gastos en vivienda se mueven dentro de unos límites“, señala Fernando Acedo (Colegio de Registradores). “Un hogar medio puede ‘comprometer’ entre un 20% y un 28% de los ingresos en el pago de la hipoteca“.

Porcentaje que supera al de un alquiler medio, situado en el 19,3% según el INE“, matiza. “Pero que permite tener un inmueble propio una vez amortizado el préstamo“.

De hecho, algunos gastos como los suministros o el mobiliario son inevitables, apunta Luis Gualtieri. “Por ello, ¿no es mejor comprar e invertir en sistemas de eficiencia energética para conseguir rebajar los gastos en vivienda lo antes posible?

Por no hablar de lo que suponen dichos gastos en otros países fuera de la órbita europea“, recuerda Gualtieri. “En China, por ejemplo, el desembolso en vivienda en torno al 35,8% de los ingresos“.

Mientras que venir a España e invertir en una propiedad puede traer consigo más calidad de vida“, finaliza. “Además de una Golden Visa“.

Autor

Escribe un comentario