Aspectos como disponer de una buena orientación, tener estancias exteriores o contar con terrazas o balcones son detalles a tener en cuenta en una propiedad. Especialmente en los meses de verano. Pero, ¿se puede hacer algo para refrescar la vivienda cuando el termómetro se dispara?

El día 1 de agosto ha venido marcado por la primera ola de calor del verano, precedida de la alerta amarilla en catorce provincias de seis comunidades autónomas. Con temperaturas que pueden llegar a los 40 grados.

Una masa de aire africano que hace su entrada en la Península Ibérica hará subir la temperatura hasta el viernes. Alcanzando durante el fin de semana el punto álgido. En una ola de calor que durará hasta el domingo 5 de agosto.
La semana tocará a su fín con los termómetros alcanzado los 45 grados durante el día y los 25 grados durante la noche. Según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Mientras que los expertos recomiendan beber agua de manera periódico, evitar salir al exterior en las horas centrales del día (12h a 17h) y permanecer en las estancias más frescas de la casa.

Cómo refrescar la vivienda en plena ola de calor veraniego

Aunque conviene ir más allá y plantearse ciertos cambios. ¿Existe alguna manera de mantener una temperatura confortable en casa? ¿Cómo se consigue refrescar la vivienda en plena ola de calor?

Siete de cada diez españoles soportan calor en casa

En un informe reciente, publicado por la Asociación Nacional de distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac) y ‘Cuidar tu Casa’, se ponía de relieve que un 70% de los españoles soporta calor en su propia vivienda.

Mientras que más del 50% tiene seria dificultades para conciliar el sueño cada noche. Debido a las elevadas temperaturas del verano.

Según el informe, los hogares españoles gastan una media del 5,5% de su presupuesto en la regulación de la temperatura (frío o calor). Con un gasto aproximado de 675 euros por vivienda.

Aún así, las familias españolas prefieren tener mayor control sobre el calor que sobre el frío. Hecho que justifica el gasto anual en calderas (34%) frente a los aparatos de aire acondicionado (20%). Por delante también de la compra de ventiladores (26%) y de termostatos (20%).

Tres consejos para refrescar la vivienda en verano

Para Andimac y ‘Cuida tu Casa’, las tres recomendaciones básicas para combatir el calor veraniego en una casa sin disparar el consumo son:

1.- Controlar la subida y bajada de persianas

Conviene evitar que el sol entre sin control a través de balcones y ventanas. Se recomienda mantener bajadas las persianas en las horas de máxima incidencia solar sobre la casa.

Especialmente en aquellas estancias más expuestas al calor, como son las orientadas al sur y al oeste durante la tarde. Y al este durante la mañana.

2.- Ventilar la vivienda en horas concretas

Otro factor importante para refrescar la vivienda es la ventilación y renovación del aire. Abrir ventanas y balcones en las horas centrales del día puede ser nefasto.

Por esa razón se recomienda ventilar la vivienda a primera hora de la mañana o durante la noche. Momentos en los que el calor resulta menos intenso.

3.- Hacer un uso eficiente de la electricidad

Al estar en marcha, los aparatos electrónicos llegan a desprender gran cantidad de calor. Por ello conviene desenchufarlos cuando no se utilizan. Así, mientras se reduce el consumo de energía no se incrementa la temperatura.

En los meses de verano resulta inevitable tener constantemente encendido el aire acondicionado. Sin embargo, un uso inadecuado puede salir muy caro. Un dato: por cada grado de más en el control de la temperatura, el recibo de la luz sube un 7%.

Uso eficiente del aire acondicionado para refrescar la vivienda

Claves del uso del aire acondicionado

Asi mismo, desde Junkers, recuerdan algunos consejos importantes para disfrutar saludablemente del aire acondicionado. Como:

1.- Limpiar y desinfectar el filtro

Si está sucio u obstruido disminuye el rendimiento del aparato. Además de limpiar conviene desinfectar el filtro para evitar propagar malos olores e incluso virus.

2.- Comprobar si hay humedad

Muchos equipos cuentan con sistemas de autolimpieza que evitan la acumulaciñon de agua por condensación. Si no es así conviene asegurarse para evitar la aparición de bacterias y hongos.

3.- Mantenimiento de todos los aparatos

Conviene revisar y hacer un mantenimiento profesional, tanto de los aparatos interiores como de la unidad exterior.

4.- Un uso eficiente en verano

5.- Una temperatura adecuada

Es aconsejable programar los aparatos con una temperatura de 24 a 25 grados.

6.- Proteger la vivienda del calor

Conviene aislar las estancias para evitar que se ‘cuele’ el calor y se ‘escape’ el frío. Clave para refrescar la vivienda.

Autor

Escribe un comentario