Tanto si es por vacaciones o si es porque tienes una segunda vivienda a la que no puedes cuidar todos los días, el miedo a que ocupen tu piso siempre está latente. En este artículo te contamos cómo evitar okupas en tu vivienda.

Consejos para evitar okupas

Cuando estás de veraneo y dejas tu casa deshabitada un tiempo, o cuando tienes una segunda vivienda a la que no puedes acudir diariamente, corres el riesgo de que ocupen tu piso.

Por eso, aquí te damos algunos consejos para que esto no te suceda:

  • Alquilar la vivienda para que no quede vacía: además, la casa desocupada se rentabiliza gracias al arrendamiento. 
  • Si no puedes alquilar la casa, haz que parezca que no está deshabitada: recoger las cartas del buzón, establecer un temporizador para encender las luces o encargar a alguien que cuide las plantas y suba las persianas de la casa con regularidad. Con esto parecerá que tu piso está con gente constantemente.
  • Instalar una puerta especial de alta resistencia: estas puertas cuentan con un sistema que hacen prácticamente imposible su apertura sin llave.
  • Instalar una alarma: sobre todo  si posee un mecanismo de video-vigilancia para controlar en todo momento los movimientos que se realicen.
  • Presencia de un conserje o personal de seguridad: tanto ellos como los vecinos pueden avisarte en caso de detectar movimientos extraños en el hogar.
evitar okupas

¿Cómo trabajan los okupas?

«Algunas pistas que nos pueden servir para saber si una casa está abandonada son el polvo y basura en el interior, tapias en la puerta o en las ventanas, suciedad en la fachada, cartas acumuladas sin recoger en el buzón, luces apagadas a todas horas. No obstante, para estar más seguros de que efectivamente la casa está vacía, es aconsejable marcar la puerta con alguna señal discreta y consistente, para no alertar a la propiedad de que su inmueble está siendo controlado. Si la vamos controlando periódicamente podemos saber cuándo se ha abierto la puerta (…) Lo más importante es saber si vive alguien allí, en cuyo caso hay que descartar esa opción porque estaríamos ante un allanamiento de morada.«

Esto es un fragmento del Manual de Okupación difundido por el Movimiento Okupa en Madrid. Aquí se recogen pautas de actuación, en donde se aprovechan los recovecos legales. 

En España hay, actualmente, entre cinco y seis millones de inmuebles deshabitados. Los dueños se sienten desprotegidos e inseguros. El derecho a la vivienda está sobre el de la propiedad privada. Por eso, lo ideal es evitar que los okupas se cuelen en sus casas.

Consecuencias de la okupación sin alarma

Cuando no se tiene una alarma, el procedimiento de desalojo es muy complicado y sigue un procedimiento concreto. En este caso, se entra en un proceso judicial que puede tardar años en resolverse.

Este proceso requerirá que los okupas se presenten de manera voluntaria ante el juez.

Además, existe la posibilidad de que los okupas se declaren insolventes y no puedan pagar ni los gastos que han efectuado durante la ocupación, como electricidad, agua, etc. Así como cualquier desperfecto en la propiedad ocupada.

En caso de ocupación de una propiedad en la que hay un sistema de alarma instalado el proceso de desalojo es totalmente diferente a cuando no tenemos alarma. En este caso, la ocupación se convierte en allanamiento. El proceso de salto de alarma será el mismo que si entraran a robar.

El sistema de alarma avisará inmediatamente a la central receptora de la empresa de seguridad, que recibirá toda la información, imágenes y vídeos y confirmará si alguien ha entrado en la propiedad con alarma sin permiso.

A partir de aquí el proceso es igual al de cualquier allanamiento. La central avisará a la policía, que se encargará del caso desde ese momento, expulsando a los okupas inmediatamente.

En OiRealtor estamos para asesorarte en todo lo que necesites. ¡No dudes en contactarnos!

Escribe un comentario