Desde Oi Realtor queremos contarte de que se trata esta nueva tendencia de edificios de madera. Continúa leyendo el artículo para saber más.

Son muchos los países que compiten por lograr construir los edificios de madera más altos. Estos llamativos rascacielos que carecen de hormigón o acero tienen una búsqueda, lograr despertar conciencias. Son los precursores en romper con los límites del uso de la madera como material de construcción.

¿Por qué construir con madera?

edificios de madera

Los motivos son muchos, la idea es recurrir a madera proveniente de bosques sostenibles. Se trata de un recurso renovable que puede reutilizarse. Además, su uso contribuye a contrarrestar el efecto invernadero. También, fomenta un clima interior sumamente saludable, ya que regula la temperatura y también, la humedad. Cuenta con increíbles propiedades acústicas y aislantes, además de su capacidad de ayudar a reducir el estrés.

Más allá de la altura de estos edificios, debido al cambio climático y a los acuerdos internacionales sobre el clima ha comenzado a potenciarse el uso de materiales que sean más respetuosos con el medio ambiente. Además, se apela tanto a la mayor concientización medioambiental, ya que la huella ecológica de la madera es mucho menor a otros materiales, así como a la necesidad de ahorrar energía y la mayor preocupación por la salud en el interior de los edificios. Con respecto a este tema, la madera cuenta con un lugar preferente.

Mjøstårnet, el edificio de madera más alto

edificios de madera

Uno de los países que ha llevado esto más lejos es Noruega. En la ciudad de Brumunddal, a unos 150 kilómetros de Oslo, se encuentra el edificio de madera más alto de todo el mundo. Su nombre es Mjøstårnet, se traduce como “la torre del lago Mjøsa “. Este edificio lleva el nombre del lago más grande del país, junto al cual se encuentra ubicado. Su construcción comenzó en el mes de abril del año 2017 y fue finalizado en marzo del año 2019. Se trata de un edificio que cuenta con 85,4 metros de altura y que es un claro ejemplo de que es posible construir a lo alto con materiales sostenibles. El promotor de este ambicioso símbolo verde es el inversor noruego Arthur Buchardt. Mjøstårnet, cuenta con 18 plantas y alberga apartamentos, un restaurante, oficinas, áreas comunes e inclusive un hotel.

Moelven, es la empresa que se encargó de la instalación de la estructura de madera de Mjøstårnet. Esta compañía, posee más de 120 años de vida y ha marcado su segundo récord mundial, el primero fue The Tree, que en diciembre del año 2015 pasó a ser el mayor rascacielos del mundo, con 14 niveles y 51 metros de alto.

Mjøstårnet no conservará su puesto como el más alto por mucho tiempo más. Esto se debe a la gran cantidad de competencia. De hecho, Mjøstårnet ha dejado pequeño al que hace un tiempo atrás era líder: Brock Commons. Se trata de una residencia de estudiantes de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver, Canadá. Con 18 pisos y 53 metros de altura. Otros paises ya están intentando arrebatar el puesto a Noruega. Tokio ha proyectado el edificio W350, que contará con unos 350 metros de altura y 70 plantas. También, se encuentra en construcción el inmueble HoHo, en Viena. Contará con 24 plantas, y se proyecta otro con 84 metros de altura en Chicago. Los avances tecnológicos brindan la posibilidad de que hoy en día se trate un material tan seguro como cualquier otro. Así mismo, también  es un material mucho más limpio, para crecer en altura.

Edificios de madera en España

Llegará el momento en que todos los edificios de obra nueva deban ser de consumo energético casi nulo, y se estima que será a partir de enero del 2021. Una vez que se empiecen a fiscalizar las emisiones, los edificios de madera serán la alternativa para disminuir la huella de carbono en la edificación. Los países nórdicos se encuentran liderando el mercado, cuentan con el 98% de las viviendas realizadas con estructuras de madera. En EE UU y Canadá rondan el 80% mientras que Alemania posee aproximadamente el 40%. España se encuentra iniciando con un porcentaje del 2%. Estos datos, no son para nada negativos, ya que significan que está todo por hacer y que cada vez será más común ver edificios de madera.

En lo que a altura refiere en España, por el momento el más elevado cuenta con siete alturas, si bien en existe algún proyecto en estudio que intenta llegar hasta las nueve plantas. Este edificio de siete plantas es del estudio de arquitectura Ábaton y se encuentra ubicado en Madrid. En la ciudad de Barcelona también hay otro edificio de madera, de la cooperativa La Borda, que cuenta con seis plantas. Además, House Habitat terminó la construcción de otro edificio de madera que cuenta con cinco plantas en el distrito barcelonés de Gràcia. Por otro lado, existe un proyecto muy ambicioso, se trata de la promoción con 65 viviendas protegidas y cinco alturas en Hondarribia-Fuenterrabía, sería la más grande construida en madera en España y el suroeste europeo hasta el momento, esta obra finalizó el año pasado. Los cerramientos, estructura y cubierta fueron llevados a cabo en solo tres meses.

Beneficios de los edificios de madera

edificios de madera

Al construir edificios de madera se aporta una disminución significativa de las emisiones de CO2. Además, también es un material de fácil manipulación y mecanización para conseguir industrializar en un grado muy alto, el menor peso, la construcción en seco, la ecología, la salud entre otros. Se trata de edificios pasivos o bien,  de consumo energético casi nulo. Conlleva mucha menos cantidad de energía en el proceso de transformación que materiales como el acero o el hormigón.

Un buen ejemplo de esto, es el edificio de cinco plantas que House Habitat construyó en el barrio de Gràcia. Las emisiones de CO2 ocasionadas por la fabricación de la estructura de madera fueron mínimas. Ocho veces menores que si se hubiera realizado con acero y cinco veces más bajas que si se hubiera realizado en hormigón. La energía requerida para la fabricación de una viga de madera laminada es una sexta parte de la necesaria para una de acero que cuente con una resistencia similar.

Una vez finalizada la construcción del edificio, la madera contribuye al ahorro de energía debido a  sus cualidades como aislante térmico. Se estima que una pared de madera sería capaz de aislar quince veces más que un muro de hormigón. Este material permitiría ahorrar hasta un 90% de energía en comparación a un edificio tradicional.

Por otro lado, a diferencia de lo que podría llegar a parecer, el valor de construcción con madera resulta ser bastante más costoso que con el hormigón. Pero, si tenemos en cuenta los ahorros energéticos notaremos que consiguen amortizar la inversión en un plazo de aproximadamente entre ocho a diez años. La industrialización y el control de los procesos logran permitir hacer proyectos sin desviaciones de precio ni de plazo. Un ejemplo de esto, es el edificio de Mjøstårnet que fue solo un 2% más caro que si se hubiera construido con hormigón. Pero la inversión más importante es en la salud de los habitantes de este tipo de construcción, ya que la madera no aporta ningún tipo de elemento tóxico a la construcción

¿Qué opinas de estos innovadores edificios de madera? Déjanos tu comentario, en Oi Realtor nos interesa saber tu opinión.

Escribe un comentario