Según la ONU, un 29% de la población mundial todavía no tiene acceso al agua potable. Un problema que agravará el cambio climático y que debería formar parte de la agenda de muchos países. Pero, ¿podemos hacer algo desde nuestro hogar para hacer sostenible el consumo de agua en una vivienda.

El agua es un elemento esencial para el desarrollo sostenible. Un bien cuyo acceso juega un papel clave en la erradicación de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad del planeta.

Sin embargo, tres de cada diez personas de todo el mundo no pueden acceder al agua potable. Y un 60% no cuenta con instalaciones básicas de saneamiento. Estos datos, compartidos por las Naciones Unidas, son especialmente importantes en el Día Internacional del Agua. El 22 de marzo.

Una fecha que este año se conmemora bajo el lema No dejar a nadie atrás. Y que se centra en el sexto objetivo de desarrollo sostenible de la ONU de cara al año 2030. Cuyo objetivo es lograr la universalidad del acceso al agua potable en los próximos once años.

El agua puede ser motor de cambio para impulsar una sociedad más justa“, asegura Luis Gualtieri. “Un desafío que deben afrontar tanto gobernantes como ciudadanos“.

Estos últimos, además de exigir a sus dirigentes una gestión eficiente de los recursos, también tomar deben tomar parte a nivel particular“, añade el CEO de la agencia inmobiliaria Oi Realtor. “Con el ahorro en el consumo de agua en la vivienda“.

Objetivo: No dejar atrás a 57 millones de personas

Según la ONU, existen 57 millones de personas que no tienen agua corriente en casa.

Aunque en Europa y Norteamérica, el suministro corriente llega a un 94% de la población zonas como África subsahariana no superan el 24% de sus habitantes.

De hecho, la mitad de los 2.100 millones de personas del mundo (29% de toda la población) carecen de agua potable. Esta desigualdad global afecta especialmente a mujeres y niños. Así como a minorías étnicas. Los colectivos que más debemos proteger.

El aumento constante de la demanda de agua, por el crecimiento de población, hace que cada vez sean más escasos los recursos hídricos. Por la sobreexplotación y los efectos del cambio climático, que irán a peor.

Consumo de agua en la vivienda en el Día Mundial del Agua

 

A nivel global, España destaca por sufrir un estrés hídrico entre el 25% (umbral mínimo) y el 70%. Por delante de muchos países del mundo. Según las estadísticas se estima que 4.000 millones de personas, cerca de dos terceras partes de toda la población, sufren una importante escasez de agua. Como mínimo durante un mes al año.

Por eso no tiene sentido malgastar un bien tan escaso“, señala Luis Gualtieri. “Y debemos tomarnos muy en serio el consumo de agua en la vivienda“.

Objetivo: No dejar atrás a 57 millones de personas

Parte del control del consumo de agua en la vivienda está directamente relacionado con prestar atención a la fugas de agua.

Según Agremia, los escapes de agua conllevan un sobrecoste en la factura de dicho suministro. Tanto a nivel particular como para la comunidad de vecinos. Desde grifos e inodoros a sistemas de riego o piscinas comunitarias.

Es por ello que conviene vigilar las instalaciones particulares y los espacios comunes. Para evitar que la factura se dispare. “Únicamente por el goteo o el escape de grifos se pueden perder 100 litros mensuales“, señalan desde Agremia. “Cantidad que se eleva a 20.000 litros al mes cuando el escape proviene de una cisterna con perdida en la válvula de cierre“.

¿Qué hacer ante estas situaciones? Existen algunos consejos para detectar y prevenir grandes fugas de agua:

A. Inspeccionar los suministros de la vivienda

A.1.- Cerrando llaves de paso y examinando el contador,que debería dejar de correr. Así como detectando la aparición de humedades en las paredes cercanas a la válvula de paso.
A.2.- Revisando inodoros donde la fuga puede provenir del tanque.
A.3.- Buscando escapes en tubería exteriores, si se trata de una casa unifamiliar. En este caso, con el cierre de la llave general conviene verificar que el contador se detenga.

Limitar las fugas y el consumo de agua en la vivienda

A.4.- Comprobando grifo a grifo que todos estén bien cerrados.
A.5.- Verificando el bloqueo de los cabezales de ducha

B. Inspeccionar las instalaciones de la comunidad

B.1.- Analizando los elementos comunes uno a uno. Tanto de riego de jardín como de piscina, parking,..
B.2.- Revisando posibles fugas de agua por roturas en tuberías, averías en programadores de riego, filtraciones del vaso de la piscina,..

Autor

Escribe un comentario