El impacto de la situación económica sobre los hogares y las empresas se deja notar en su patrimonio. Del habitual endeudamiento durante los años previos a la crisis hemos pasado a un claro cambio de tendencia. Y un aumento de la riqueza inmobiliaria de las familias.

La deuda de las familias y las empresas sigue cayendo. Aunque a menor ritmo que en años anteriores. Como resultado de la desaceleración económica. Según las “Cuentas Financieras de la Economía Española. 4º trimestre de 2018“, del Banco de España .

Un fenómeno que coincide con un claro repunte de la riqueza inmobiliaria en los hogares españoles. Cuyo peso cada es mayor respecto al Producto Interior Bruto (PIB). Datos recogidos por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco).

Una excelente noticia“, señalan desde la agencia inmobiliaria Oi Realtor. “Los españoles cada vez apuestan más por las inversiones inmobiliaria“, añaden.

Importante caída en la deuda de las familias

La deuda de familias y empresas cae, aunque a ritmo menor que en años anteriores. El nivel de endeudamiento de los hogares se ha rebajado hasta el 58,9% del PIB. Al tiempo que las empresas no financieras lo rebajaron hasta el 74,5%.

La deuda privada en España, que alcanzó el 196,3% del PIB en 2012, ascendió hasta el 133,3% a finales de 2018, según el Banco de España.

Evolución de la riqueza inmobiliaria en familias y empresas

La desaceleración registrada en los últimos meses ha tomado el relevo al proceso de que el proceso de desendeutamiento, que se ha moderado en comparación con años anteriores“, señalan desde Oi Realtor.

A pesar del aumento del crédito a familias y empresas durante los últimos años. La amortización de los préstamos pendientes ha ido creciendo gradualmente. Una dinámica que será positiva siempre y cuando sea compatible con un aumento de los créditos. Tanto al consumo como de carácter inmobiliario.

¿Y el impacto sobre el consumo privado?

La caída de la deuda de las familias tiene habitualmente un impacto negativo sobre el consumo. Que acostumbra a caer, aunque actualmente parece que no es así.

Hace falta que la economía vuelva a niveles normales de endeudamiento para que se mantenga la confianza. En ese sentido, la deuda de las familias y las entidades sin ánimo de lucro ha caído de manera importante. Desde los 153.000 millones de euros (2012) hasta los 712.000 millones (2018).

El crecimiento económico de los últimos años ha tenido un impacto positivo sobre la deuda.Por un lado, debido al aumento de la actividad económica que incrementa las tasas de empleo y la renta disponible de las familias. Y además, porque la recuperación económica también eleva los ingresos de las empresas.

Crece la riqueza inmobiliaria de las familias

El patrimonio inmobiliario de las familias españolas se incrementó hasta el 436% del PIB a finales de 2018. Frente al 425% que suponía en 2017.

Los datos, recopilados por Inverco, suponen un avance en la riqueza de los hogares. Cuyo patrimonio crecería desde casi un 546% del PIB a prácticamente el 550%.

Patrimonio y riqueza inmobiliaria de las familias españolas

¿Cuáles la razón? La riqueza financiera junto a los activos inmobiliarios han aumentado el patrimonio de las familias.

Concretamente, los activos financieros han pasado de suponer el 121% del PIB (2017) al 113% (2018). Unos bienes entre los que encontramos depósitos bancarios, seguros, fondos de inversión, fondos de pensiones e inversiones en activos (renta variable,..).

Mientras que el ahorro, tal y como recogía el Banco de España, se sitúa en torno a los 2,15 billones de euros. Y el volumen del patrimonio inmobiliario no deja de crecer. animado por la rentabilidad de todo tipo de inmuebles (viviendas, oficinas, locales,..).

Autor

Escribe un comentario