banUna década después del estallido de la burbuja bancaria, y tras una larga recuperación, toca hacer balance. ¿Hemos sacado alguna lección de la crisis? ¿Ha salido reforzado el consumidor? ¡Oi Realtor te ofrece cinco consejos que deberías tener en cuenta!

Esta semana se celebra una fecha importante y significativa para la economía mundial. Se cumplen diez años del 15 de septiembre de 2008. El día que se declaró en quiebra el cuarto gran banco de inversiones de los Estados Unidos, Lehman Brothers.

El primer momento en que se reconoció oficialmente la existencia de una crisis económica que llevaba meses anunciándose, pero que nadie se atrevía a reconocer.

Una década después, hemos recuperado el ritmo de crecimiento del PIB hasta situarnos en niveles parecidos a los de 2007. El estallido de la crisis financiera nos hizo caer en la mayor debacle económica desde 1929, a raíz de la contratación masiva de hipotecas subprime.

Originando un periodo de seis años, entre 2008 y 2012, que escapó a las previsiones de muchos economista. Diez años después, ¿hemos sacado alguna lección de la Gran Depresión? ¿Qué mecanismos podemos adoptar para no volver a revivir la crisis financiera?

1.- No todo el mercado inmobiliario es igual

España es un país con tradición de propietarios. Seguimos creyendo profundamente que una vivienda en propiedad es un valor seguro. Pero no debemos olvidar que, así como en otros mercados, la vivienda también tiene casos excepcionales.

Hoy en día vemos dos e incluso tres mercados inmobiliarios diferentes. Un hecho que viene provocado por los diversos escenarios que se producen en España. “En primer lugar, Madrid y Barcelona junto a las islas. Son lugares que están alcanzando máximos y, en algunos casos, moderando los recientes incrementos a los que nos tenían acostumbrados“, señala Luis Gualtieri (CEO de Oi Realtor).

No todos los mercados de la vivienda son iguales, recuerda Luis Gualtieri

Por otro lado, mercados que están tomando el relevo a este grupo de cabeza. Aquí encontramos provincias como Málaga y Valencia, donde la vivienda sube con fuerza tras unos primeros años de leves ascensos. Y finalmente, mercados que lejos de subir aún registran caídas“.

Frente a moderación de las dos grandes capitales y la inactividad de los mercados menos atractivos, el segundo grupo es hoy por hoy una apuesta segura de rentabilidad“, apunta Gualtieri. “Conviene tener presente los límites en la demanda de la vivienda e invertir en aquellas zonas que muestran claros signos de recuperación“.

2.- Los ingresos de hoy no garantizan el mañana

La filosofía del trabajo para toda la vida está claramente en entredicho. Lo mejor que puedo recomendar a los jóvenes es que ni se conformen y dejen de aprender“, aconseja Luis Gualtieri.

La formación es la única herramienta que garantiza el futuro, reinventándose constantemente y aprovechando aquellas oportunidades que brinda el mercado“.

Aunque, desafortunadamente, existe más de un millón y medio de desempleados de larga duración; el mundo de los negocios cambia día a día“.

Afortunadamente, el mercado de trabajo nos ofrece la posibilidad de obtener nuevas habilidades y aprovechar nuevas oportunidades. ¿Una de ellas? Abrir una franquicia de Oi Realtor, referente inmobiliario para muchos emprendedores“.

Solo la formación y la reinvención profesional nos ayudarán a superar otra crisis financiera

3.- Para invertir primero conviene entender

Entre las lecciones más dolorosas de la crisis financiera está el hecho de invertir en productos complejos que nos acabamos de entender. Con el caso paradigmático de las participaciones preferentes“, recuerda Luis Gualtieri.

Los activos financieros demasiado complejos conllevan un elevado riesgo y no están cubiertos por el fondo de garantía de depósitos. Ese fue el gran error que cometieron muchos pequeños ahorradores españoles“.

Por suerte, las entidades bancarias están ahora obligadas a informar del riesgo de todos sus productos. Y el cliente tiene la obligación de entender aquello que está contratando“.

En ese sentido, tampoco debemos olvidar el papel de las agencias inmobiliarias. A la crisis únicamente han sobrevivido aquellas firman más solvente que han afrontado un profundo proceso de profesionalización. Con Oi Realtor a la cabeza de la consultoría inmobiliaria“.

4.- La financiación bancaria no siempre es fiable

A base de leer la prensa y de nuestra propia experiencia hemos acabado aprendiendo algunas lecciones sobre la política bancaria“, recuerda el responsable de la inmobiliaria Oi Realtor. “No podemos dar por hecho que nuestro banco nos ampliará la linea de crédito. O que no existen circunstancias excepcionales que nos hagan imposible hacer frente a la deuda“.

Antes de caer Lehman Brothers, las entidades financieras animaban a los consumidores a comprar de todo“.

La caída de Lehman Brothers desencadenó la crisis financiera de 2008

Por entonces, se acostumbraba a contratar hipotecas que superaban el valor de tasación. Con el objetivo de cubrir gastos, comprar un coche o hacer reformas. Afortunadamente, los controles sobre la banca son hoy más estrictos“.

5.- Ajustar la deuda personal es sabia decisión

La crisis financiera ha conseguido que las familias sean más objetivas en el control de sus deudas“, asegura Luis Gualtieri.

El pasado mes de julio de 2018, el endeudamiento de los hogares ha caído un 1%. Hasta situarse por debajo de los 707.000 millones de euros, según el Banco de España. Casi 1.500 millones por debajo de la deuda acumulada hace un año.

Actualmente, la deuda de las familias está prácticamente en niveles anteriores a la crisis“, señala. “Una buena noticia de nos aleja de burbujas financieras. Incluso a nivel empresarial, con el endeudamiento más bajo desde el año 2006“.

Autor

Escribe un comentario