La ciudad subterránea a través del metro de Barcelona

Al tomar el metro nos sumergimos también en otra manera de descubrir una ciudad. Una experiencia que igual nos lleva rápidamente de un extremo a otro, como nos da conocer cada rincón en función de un plano. Así es el del metro de Barcelona.

La mejor manera de conocer una ciudad es paseando por sus avenidas, calles y plazas. Todo depende de la ruta que emprendamos o del lugar al que queramos llegar.

Pero si el trayecto es largo, nunca está de más sumergirnos en el subsuelo y dejarnos llevar por el metro.

El metro barcelonés tiene su origen en el histórico ferrocarril que llegaba hasta Sarrià del año 1863, que acabo soterrado en 1929. Es por ello que la red metropolitana de Barcelona es la segunda más antigua, junto a la de Londres que es la decana.

Bajo las escaleras del metro de Barcelona espera una ciudad subterránea con más de 90 años de historia / © Flickr/raul gonzalez
Bajo las escaleras del metro de Barcelona espera una ciudad subterránea con más de 90 años de historia / © Flickr/raul gonzalez

Actualmente, Barcelona tiene 11 líneas de metro. Las ocho principales les gestiona el Ayuntamiento (TMB) y las tres restantes la Comunidad Autónoma (FGC), conectando unas con otras y permitiendo intercalar el metro de Barcelona con autobuses urbanos, trenes de cercanías, tranvías e incluso el funicular de Montjuïc.

Una gran infraestructura que rodea una red de metro donde se realizan más de 373 millones de viajes anuales y que continua creciendo.

¡Estas son las historias del metro!

Historia de un metro sin precedentes

El núcleo de la actual red metropolitana de metro de Barcelona tuvo su origen en apenas un recorrido de 2,7 kilómetros que unió dos de las grandes plazas urbanas. Una en el centro, la Plaza Catalunya, y la otra en el extremo norte de la Vila de Gràcia.

Viajar en aquel primer tramo al que llamaron el ‘Gran Metro‘ apenas costaba de 20 a 30 céntimos de peseta y trasladaba cómodamente hasta dos extremos muy diferentes de la ciudad.

En años sucesivos se incorporaron nuevas líneas y nuevas paradas, como céntrica Paseo de Gracia, la histórica Jaume I o la animada Liceu. Una historia que se truncó durante la Guerra Civil, cuando la red acabó acogiendo diversos refugios antiaéreos y que volvió a brillar en los años 60 con una nueva ampliación.

En mitad del intercambiador entre tren y metro de la Plaza Catalunya sobresale un gran reloj / © Flickr/Arjan Richter
En mitad del intercambiador entre tren y metro de la Plaza Catalunya sobresale un gran reloj / © Flickr/Arjan Richter

De aquella línea inicial aún quedan muchas estaciones, proyectos abandonados y diversas anécdotas.

Una red para llegar a todas partes

Hoy en día, más de un millón de personas utilizan a diario el metro para moverse por Barcelona. Entre sus líneas cada una tiene características propias:

La línea 1: Única con ancho de vía ibérico
Está formada por 20,7 kilómetros y cuenta con 30 estaciones. Se inauguró en 1926 como la primera línea metropolitana, primero comunicando los municipios de Barcelona y l’Hospitalet de Llobregat. Y después agregando toda la zona del Besòs.

La línea 2:  Como el metro de Londres
Dispone de 13,1 kilómetros y 18 estaciones. Esta línea que une el Poble Sec con la ciudad de Badalona, entró en funcionamiento en 1995 con unas características únicas. Entre las estaciones de Sagrada Familia y Sant Antoni cuenta con 2 túneles paralelos con vía única, como la capital británica. Mientras que de Paralelo a Monumental los trenes circulan por el lado izquierdo en lugar del habitual lado derecho.

La espera en una de las estaciones de la red de metro de Barcelona / © Flickr/Andrea
La espera en una de las estaciones de la red de metro de Barcelona / © Flickr/Andrea

La línea 3: La decana en toda la red
Con sus 18,4 kilómetros de largo y 26 estaciones, fue la primera en ponerse en marcha el año 1924. Al primer tramo entre Catalunya y Lesseps se le unió una prolongación hasta mitad de Las Ramblas (Liceu en 1925) y paradas que extendieron toda la red. Por un lado hasta la Zona Universitaria de Pedralbes y por el otro hasta la Trinitat Nova.

La línea 4: Los túneles de mayor antigüedad
Sus 17,3 kilómetros y 22 estaciones partieron de un tramo inicial entre Jaume I, junto a la Via Laietana, y Paseo de Gracia en 1926. El año 1934 la red llegó hasta el edificio de Correos, para extenderse después hasta La Pau a través de la Vila Olímpica y hasta Trinitat Nova a través de Horta Guinardó.

Antiguas estaciones y túneles casi centenarios conviven con la red en continuo crecimiento del metro de Barcelona / © Flickr/marimbajlamesa
Antiguas estaciones y túneles casi centenarios conviven con la red en continuo crecimiento del metro de Barcelona / © Flickr/marimbajlamesa

La línea 5: La gran línea central
Cuenta con 18,9 kilómetros y 26 estaciones que tuvieron su origen las cinco estaciones que separan Vilapicina y La Sagrera. Un tramo inaugurado en 1959 al que se le agregó otro entre Diagonal y Collblanc en 1969 y un tercero entre Sagrera y Diagonal un año más tardes. Su polémica tras el paso por El Carmel supuso un antes y un después para una línea que hoy une Vall d’Hebrón con la localidad de Cornellà.

La línea 11: De vía única y corta extensión
Con solo 2,3 kilómetros y 5 estaciones, fue la primera línea en circular sin conductor. Inaugurada en 2003 y automatizada en 2009, une Montcada i Reixac con Nou Barris.

Túneles y más túneles recorren el subsuelo de Barcelona / © Flickr/Generalitat de Catalunya
Túneles y más túneles recorren el subsuelo de Barcelona / © Flickr/Generalitat de Catalunya

Las líneas 9 y 10: El salto adelante
La línea 9 tiene su origen en un proyecto de finales del siglo XX. Ideada como la línea de mayor extensión en Europa, su primer tramo unió Badalona con Santa Coloma de Gramenet y La Sagrera. El segundo unirá la T1 del aeropuerto con la Zona Universitaria. Y para el tercero aún no existe fecha. Mientras, la línea 10 ya une Badalona con La Sagrera.

Presente y futuro del metro de Barcelona

Tras los primeros 90 años en la historia del metro de Barcelona que comenzaron con un primer tramo entra la Plaza Catalunya y la Plaza Lesseps, un 30 de diciembre de 1924, la red tiene nuevos retos.

El más inmediato será la llegada al aeropuerto el 19 de febrero de 2016. Pocos días antes de comenzar uno de los eventos de referencia en Barcelona: el Mobile World Congress.

Con la L9 del metro de Barcelona, la ciudad dará un el futuro al futuro / © Flickr/International Railway Summit
Con la L9 del metro de Barcelona, la ciudad dará un el futuro al futuro / © Flickr/International Railway Summit

Los 102,6 kilómetros de vía y 141 estaciones actuales se quedarán pequeños en los próximos años, después de la entrada en funcionamiento de una de las líneas más extensas y modernas de Europa: la linea 9.

La primera parte de esta nueva linea de metro unirá el tramo entre la Zona Universitaria situada en el barrio de Pedralbes con la T1 del aeropuerto del Prat.

Un reto con el que Barcelona y su área metropolitana quedarán aún más conectadas, para beneficio de ciudadanos, visitantes y empresas.

¡Un tren que emprende una nueva etapa!

Follow my blog with Bloglovin

Oi Realtor1477 Posts

Xavier García Vallejo Mi historia: @IESELibrary me permitió descubrir el #management y las #personas, @j_amado el compromiso con el #equipo y @jausas las infinitas lecturas de la #justicia. Mi presente: Junto a @OiRealtor quisiera acercarte lo que mundo el #inmobiliario puede #construir por ti. Nuestro futuro: Empieza hoy.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password